Inicio

Tardes manuales

Deja un comentario

Puede que el título de esta entrada no sea del todo correcto gramaticalmente hablando, pero expresa muy bien el sentido de esta breve entrada.

Hay gente que llega la tarde y no sabe que hacer. Si, creedme, existe esa gente. Se sientan en el sofa de casa a ver la televisión mientras se quejan de calor o del trabajo … o no. Me da igual. Pero existen.

A otros nos da por apuntarnos a un montón de actividades más o menos productivas des del punto de vista utilitarista de nuestra sociedad. Este año escolar que ya ha terminado me he apuntado a varias: biodanza, relajacio y meditación y costura. Actividades que con el calor llegan a su fin y que si todo sigue igual retomare en septiembre/octubre. Añadiré como minímo una actividad nocturna. Ya os contaré.

Ahora hay que buscarse las distracciones de otras formas.

En un bar con amigos puede que acabes haciendo “pompones” para decorar una fiesta de jubilación. O simplemente mirando mientras comentas la idoneidad de la actividad.

Otra tarde acabas sacando la máquina de coser la terraza y perpetrando la última costura a lo aprendido en el taller.

Que a gusto se esta en una terrazita particular con una infusión bien fresquita con hielo y una buena amiga. Como costureras no nos ganaremos la vida pero hemos perdido el miedo a cortar y coser.

Y si no hay terraza, ni bar siempre está mi mesa, la compañía de los bichos de la casa y el ganchillo.

O un libro.

O varios. 


Lo veis, no puedo entrar en la biblioteca sin llevarme màs libros de los que probablemente pueda leer en un mes. Y no es que no pueda leer cinco libros en un mes sino que tambièn ganchilleo y comparto rato con amigos hacedores de pompones.

Anuncios

Mesa de labores

Deja un comentario

Después de un mucho tiempo sin pasar por aquí he tomado una decisión. 

Vereis, muchas veces estoy haciendo algo o pensando o leyendo y se me ocurre que podria hacer una mini entrada. Muchas veces me debato en si colgar una foto en Instagram. Aunque me entusiasma instagram creo que no es el lugar donde explicar media vida solo porque algo te ha inspirado. En ocasiones hago un par de fotos en el bosque y en ese momento se me ocurre un buen texto. Pero cuando llego a casa el buen texto ya no me parece tan bueno, la foto es como miles que he hecho parecidas a una que ya puse en instagram y además entre que llego y me ducho ha volado la inspiración.

Así que hoy estaba mirando mi mesa y me he dicho, esto merece ser inmortalizado pero … no como para instagram.

Me fastidia reconocerlo porque ya he dicho que me entusiasma pero a instagram le falta calidez. Las fotos cutres y familiares han desaparecido y ahora son todo fotos de wow. Que es lo que puede seguir siendo familiar? El blog. Porque no deja de ser una especie de cuaderno de bitacora o diario donde otros pueden mirar para conocerte. Instagram y sus fotos también claro pero creo que han perdido inocencia. La mayoria no hace una foto pim pam y la cuelga sino que añade filtros, un texto más o menos largo y muchos tags. O #comosellamen.

Seguro que me entendeis.

Añadiendo a eso que mis lectores estoy segura que puedo contarlos con los dedos de las manos y me sobrarían hace que me sienta más libre.

Bueno, esta es la foto:

Este es el aspecto de mi mesa hoy. He cortado unos viejos pantalones tejanos y estoy haciendo bolsas.

A veces pensamos para reciclar es suficiente con separar plástico y cristal. O reutilizar las bolsas de plástico con diferentes usos, siendo el más común el de bolsa de basura. Pero muchas veces olvidamos otro verbo con R. Reaprovechar.

La ropa vieja no solo sirve como trapos para limpiar. Hay miles de usos y un monton de blogs con ideas pasaos por 

http://www.esturirafi.com/?m=1
Estas chicas tienen un monton de buenas ideas y muchos enlaces útiles.

Yo por mi parte estoy haciendo bolsas con la parte final de los tejanos.

Si, para transportar cosas como en este caso. Dos madejas de hilo. Una para devolver a RJ y la otra para hacer un mandala blanco.
En fin que cuando se me vayan ocurriendo cosas os las iré contando. No esperare a tener “tiempo” para sentarme y prepararlo todo. Esto no es una competición, solo una bitácora para cuatro amiguetes.

Manualidades: braga para cuello en ganchillo

Deja un comentario

Braga de cuello es esa pieza de abrigo que se lleva al cuello y que se popularizó hace unos años a través, precisamente, de la marca Buff. Lo llevaban sobre todo los excursionistas para proteger el cuello de las inclemencias del tiempo en la montaña.

Como siempre me pasa con las manualidades yo las comienzo con un entusiasmo que va decayendo conforme van pasando los días. Tengo una tendencia natural al aburrimiento muy elevada y por tanto una “manualidad” que requiera mucho tiempo acaba siendo un muermo. El ganchillo no me aburre pero si las piezas que pidan mucha atención y dedicación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El caso es que esta manualidad se inició como un aprendizaje de puntos de ganchillo y un recordatorio de todo aquello que había olvidado sobre el arte del crochet. Armada con un ganchillo del 4 y un ovillo de algodón amarillo inicié un cuadrado de ganchillo para ir retomando el ritmo y el tacto junto con ese dolorcillo sordo en las articulaciones que te recuerda la razón por la que dejaste apartado el ganchillo unos años atrás.

Como cuadrado no era exactamente fui añadiendo vueltas y vueltas hasta que tuve que pensar que haría con esa pieza amarilla. Pues nada, pensé toda feliz, un buff.

Pero claro, una vez tuve la pieza que me daba la vuelta al cuello se me planteó una dificultad en la que no había pensado: si lo coso como me lo paso por la cabeza?

Decidí ponerle botones. Y ahí vino la caída en el olvido o mejor dicho en la ignorancia, de la pequeña tira de ganchillo amarilla. Que si busca los botones. Que si le hago ojales. Que si mejor le hago presillas. Y el tiempo y los meses iban pasando, otros proyectos llegaban, algunos incluso se iban.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He estado un par de semanas de vacaciones y he aprovechado para poner orden en mis cajones y armarios. Y allí que apareció una bolsita con la tira de ganchillo amarilla y un puñado de botones candidatos. Era el momento había que acabarlo.

Total que me busco el ovillo, una aguja, unas tijeras y una férrea voluntad de acabar de una vez por todas con ese buff.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Finalmente hice unas presillas hechas de macramé, escogí un par de botones chulos de madera y logré acabar la labor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aqui la teneis …

Cardoterror 2014: maqueta 1

Deja un comentario

Como ya sabeis los que me seguís en Cardedeu se celebra cada año en octubre el Cardoterror. Un humilde festival de cine de terror que se realiza en L’Esbarjo. Justito al lado de la rectoria, detras del mercado municipal.

Hace unos años sorprendimos a propios y extraños con una estupenda maqueta del local invadida por una horda de zombis. Fue con motivo del leit motiv del festival de aquel año, que como bien habreis imaginado eran los zombis.

El siguiente año, dado el éxito de la anterior, nos lanzamos a otra maqueta que ya no despertó en nosotros el mismo entusiasmo pero que fue igual de espectacular. Godzilla luchando contra la mascota del festival, Audrey, mientras pisotean el ayuntamiento.

Al siguiente … Casas encantadas. Lo cogimos con un entusiasmo moderado, fuimos a ver la casa que está justo delante de Vil.la Paquita, sede de nuestro local de reuniones. Hicimos fotos, pedimos planos, nos contaron historias, la visitamos arriba y abajo … Tambien compramos los materiales, visitamos tiendas especializadas, preguntamos aquí y alla e inicamos los trabajos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Casa Gual 3

Pero las circunstancias de la vida nos golpearon a todos y la maqueta no era nuestra prioridad. Asi que cuando llegó el verano lo teniamos todo pero nos faltaba el ánimo. Y pensamos, bah, en septiembre. Pero septiembre llegó y la casa demostró ser todo un reto para cuatro personas agobiadas por todo tipo de problemas personales. Asi que se dejó en stand by.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ese año las casas encantadas no tuvieron maqueta que las representara. Pero no cayó en el olvido. Hay quien, movido por una sentido de la responsabilidad hacia las personas que amablemente nos dejaron visitar y fotografiar su casa, decidio que la maqueta habia que terminarla. Y se puso a ello. Pacientemente, en la soledad de su casa y sin agobios, fue haciendo.

maqueta fentse

Este mes de julio DC nos dijo que ya tenia casi toda la casa lista, que ya hablariamos despues de agosto.

Es pues ahora, de nuevo en septiembre, despues de un mes de agosto bastante aciago, que nos volvemos a enfrentar, todo el equipo, con la maqueta.

maqueta detall

DC ha hecho un trabajo ingente, el solo, y esta quedando muy chula como podeis ver en las fotos.

maqueta troços

Este domingo compramos unas figuritas y en breve, cuando las recibamos, empezaremos a pintarlas. Este post es pues el primero de una serie en el que os voy a ir presentando la evolucion de la maqueta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Casa Gual o Torre Montserrat en la Av Rei en Jaume de Cardedeu.

Manualidades: bufanda en punto bobo

1 comentario

El siglo pasado, vamos, en los 80s, mi madre y mi tía montaron una tienda en casa de mis abuelos. Hoy día no solo no existe la tienda sino que donde estaba la casa, de planta única con terrado, hay una calle. La calle Can Bruixa en Les Corts.

A qué viene este retazo de mi historía personal? A que la tienda era de lanas. En aquellos años se puso de moda, como ahora, el punto de media. Mi madre y mi tía que eran aficionadas abrieron una tienda. Como otras muchas personas claro. Luego la vida fue por otros derroteros y tras años de languidecer mi madre, que ya la llevaba a solas, la cerró. Nos quedaron un montón de lanas, un poco de odio al punto de media y un pesar silencioso de algo que no pudo ser.

Hoy día vuelve a estar de moda aunque lo llaman tricotar. Que, siendo realistas, es un nombre mucho más adecuado. Las manualidades están de nuevo de moda: tricotar o hacer punto de media, hacer ganchillo, trabajar con fieltro … Y muchas mas técnicas que nos llegan, como muchas otras cosas, de la cultura anglosajona. No es que la cultura mediterránea no hiciera estas cosas es que tenemos otros modos de distraernos quizás algo más … exteriores. El clima más oscuro y frío lleva más a distracciones introspectivas, de salón de costura. Tampoco teníamos tiempo, no digo nada exagerado si afirmo que nuestros horarios de trabajo imposibilitan mucho, en general, el “haztelo tu mismo”. Es más fácil comprarlo hecho. O bueno, así es como lo veo yo.

Pero supongo que en el fondo a todos nos gusta lucir algo hecho con nuestras manos. O mostrarlo a nuestras amistades. No en vano hay tiendas en Barcelona que han tenido suerte o que supieron ir modificándose con el tiempo, adaptándose a las demandas de las clientas y son ahora locales de referencia.

En mi caso abandoné el punto de media al llegar a la adolescencia, ya queda lejos en el tiempo, y el ganchillo al advertir cierto dolor en las articulaciones. Pasaron los años y hace unos pocos pensé que era momento de retomar aquella distracción que me ofrecían las “labores”. Qué mejor cuando ves una serie en la pantalla que tricotar distraidamente una bufanda? Qué mejor ánimo que ver que poco a poco va volviendo a la memoria el ritmo y el gusto por el tacto de la lana y el click click de las agujas?

Los años pasan y descubro que internet es una mina y hay un montón de posibilidades de hallar patrones, videos, tiendas virtuales, fotografías, blogs y foros dedicados a lo que antaño se le daba el nombre de “labores de señora”. Tengo por casa una pequeña enciclopedia editada por DMC que es una joya. Un día le dedicaré una entrada.

Me subí a la buhardilla de casa y entre todos los trastos de mi padre estaban las cajas de las lanas, agujas, revistas, ganchillos y todo lo necesario (incluidas cremalleras) para hacer de todo durante bastante años. Eran los sobrantes de la tienda.

Eso fue hace dos años. Como siempre que me propongo algo tardo mi tiempo no solo en ponerme a ello sino en acabarlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Hoy os muestro la primera bufanda de la nueva época del tricot. Tiene algunos defectillos pero considerando que hacía mas de 25 años que no cogía unas agujas no está nada mal.

Manualidades, hacer un muñeco de nieve

Deja un comentario

Ayer nuestro amigo Toño decía todo convencido: “He visto las grallas delante de casa y mañana habrá nieve y ventisca” Y nosotros, con el Accueweather en la pantalla del PC le decíamos que total solo daban unos escasos 2 mm de agua nieve.

Pues tenía razón él y a media mañana ha vuelto a nevar. Al principio muy poco y como antes había caído algo de la famosa agua nieve estaba todo mojado y no cuajaba. Pero al fin la nieve se ha puesto manos a la obra y ha ido quedando todo blanquito.

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí están dos fotos de las mismas ramas al principio de nevar y cuando la cosa ya estaba seria.

Aprovechando que ha cuajado hemos salido a recoger leña del garage para encender la chimenea. Cuando nieva no hace excesivo frío pero si te da la sensación y un fuego siempre se agradece.

Una vez fuera el perro ha decidido que lo de la leña no iba con él pero si la pelotita de tenis. “Tiramela, tiramela” decía ansioso. Mientras yo le tiraba la pelotita por el jardín Buho Gris ha hecho un muñeco de nieve, llamado familiarmente “muñaco de nieu”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Primero hay que hacer tres bolas. Se empieza recogiendo nieve y dándole forma redondita, como si fueras a tirársela a la fotógrafa. Luego, haciéndola rodar por el suelo, la haces crecer hasta llegar al tamaño deseado. Una grande para la primera parte del “muñaco”, una menos grande para el cuerpo y una más reducida para la cabeza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Le daremos un poco de entidad al cuerpo rellenando las junturas de las bolas con nieve.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Luego se trata de decorarlo: ponerle ojos, nariz, una bufanda, un gorrito y ya que estábamos le hemos dejado una escoba para si por la noche se aburre y quiere barrernos la nieve de las entradas de casa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Manualidades: Un cambio de imagen para unas mesitas-cajoneras

Deja un comentario

Después de la seriedad de los post de Laura, volvamos a nuestro habitual tono ligero. Iniciamos las entradas de manualidades con una a lo grande, muebles. Bueno, no nos pasemos, eran unos mueblecitos. No vayáis a pensar que hemos empezado con una cajonera grande.

 

Lo confieso, me encantaría ser de esas personas que cada dos por tres mueven los muebles de sitio, renuevan cortinas y cojines, cambian los libros de posición y, en general, le dan una vuelta de tuerca a su casa renovando su aspecto.

No es que no lo sea es que, seamos sinceros, siempre pensamos que hacer eso es caro y la economía no está muy boyante así que no lo hago. Y como yo muchas personas que conozco.

Es cierto en parte. Pero no tenemos porque cambiar de muebles, podemos darles un aire nuevo. Hay quien dice que no puedes hacer esto o aquello con ese o aquel mueble porque son de “estilo”. Palabrita que no significa para mi otra cosa que “en la conservación de cierto tipo de muebles lo primordial es conservar su estilo” Sinceramente, hoy día eso de conservar “su estilo” me parece una solemne estupidez. Bueno, salvo que el mueble sea una antigüedad de esas que vale tanto dinero como el que no pagaremos por el.

Así que todo el resto de muebles, para mi, puede ser reformado, retocado, re-lo-que-sea. Y ante ciertas actitudes contrarias a ello he empezado por las mesitas cajoneras que nos hacen de mesitas de noche. Ya empecé hace unos años cogiendo un ataque de creatividad y usando las pinturas de warhammer pinté unos paisajes bastante naïf.

Mirando y rebuscando por los libros que hay en casa encontramos uno que se titula “Crear antigüedades. Técnicas para envejecer, desgastar y patinar la madera, el metal y otras superficies” cuyo autor es un tal Peter Knott y fue comprado en Circulo de Lectores supongo que en el año 2000 pues el copyrigth es de 1999. Era en aquellos años en que al manitas oficial de la casa se le compraban libros para que usara su tiempo creativamente. No me consta que lo haya usado para nada que no fuera ojearlo y decir “ah ya!” con expresión de “no me explican nada nuevo, vaya tontería de libro”.

De allí sacamos la idea: como darle un aire vintage a un mueble cutrecillo. Y nos pusimos manos a la obra.

 

Usamos:

Pintura blanca

Pintura azul para el fondo

Vaselina

Barniz transparente

Aguarrás

Un par de pinceles

Un estropajo tipo nanas

 

Y paciencia.

Lo primero fue desmontar las mesitas, limpiarlas, sacarles los pomos a los cajones, darse cuenta que hace años se usaban tornillos planos que una vez oxidados son terribles y prepararlas para pintar. Tornillos? Desde cuando se usan tornillos en los cajones? Porque el último cajón es del tipo tijera, vamos, que no se abre de forma habitual sino que la tapa cae, paf, y accedes al interior.

Imagen

El azul es el color que saldrá de fondo cuando se envejezca el mueble. Podéis usar el color que queráis. En la tienda de pinturas, una de especializada que hay cerca de la riera – bueno, justo al lado del puente de piedra – en Cardedeu, nos sacaron un montón de tintes. Es decir. Lejos quedaron aquellos tiempos en que ibas a la tienda y de entre los colores básicos te llevabas el que querías. No. Hoy vas, dices quiero azul y te sacan una carta de colores que ni que tuvieras que escoger el vestido de boda. Total que entre tantos tonos de azul acabas escogiendo uno casi al azar.

Imagen

Así que la primera capa de pintura es azul. Un azul de habitación de bebe bastante agradable pero que no era exactamente aquello en lo que yo pensaba. El azar, que juega estas bromitas.

Cuando se seca la pintura lo que hay que hacer es untar de vaselina zonas al azar del mueble. Será lo que luego aparecerá en azul cuando rasquemos.

Una vez hecho esto pintamos el mueble de blanco. La idea era envejecer todo el mueblecito pero al final los frontales decidimos dejarlos azules. Porque? Porque nos apetecía y tampoco teníamos suficiente pintura blanca ya que usamos un resto que teníamos de pintar paredes. Así que pintamos el sobre y los costados.

Dejamos secar bien y entonces viene la parte creativa del trabajo. Cogemos el nanas y rascamos la pintura blanca. En la zona donde pusimos la vaselina la pintura no ha “cogido” y saltará sacando a relucir el azul del fondo. En nuestro caso le dimos con tanta saña que también salió algo del antiguo fondo negro.

Imagen

Una vez rascado, dadle sobretodo en los bordes que queda muy bien, le dimos una capa de barniz. El barniz, aunque sea transparente, romperá el tono del blanco y le dará el aire amarillento o envejecido que buscamos. Ese es el tono vintage que buscamos.

Cuando el barniz esta bien seco montamos de nuevo los cajones cambiando primero los odiosos tornillos planos tras limpiar el óxido todo lo que pudimos de las zonas metálicas. Mueble nuevo. O bueno, renovado.

Imagen

No hagáis como nosotros y dejad secar bien el barniz. Engaña un poco, parecía seco pero quizás nos apresuramos demasiado porque al poner cierto peluche encima me ha quedado el sobre rugoso.

No os voy engañar, no es barato del todo, vamos no es gratis, pero es mucho menos caro que cambiar de mesitas de noche cuando os aburrís de las que tenéis. Y solo con cambiar las mesitas la zona de dormir tiene otro aspecto. Más claro en nuestro caso.