Iba yo hoy pensando en una entrada que he de escribir desde hace unos dias cuando un post denuncia ha asaltado mi mente.

Os cuento.

Después de un par de días en casa un poquito pachucha hoy me he levantado con la necesidad imperiosa de salir a dar un paseo. Mi lugar habitual me llamaba. Bueno no. Creo que era el perro quien me llamaba. O mejor dicho: me exigia salir.

Como el pasado jueves lo llevé a cortar las rastas que llevaba ahora està algo más fresquito. Es decir, menos caluroso. Y se siente más ligero.

O eso parecía, ya que a los 10 minutos ya quería volver a casa. Hemos salido un poco más tarde de lo previsto y el sol ya apretaba de lo lindo. 

El caso es que la idea, puesto que no eran las 7 – hora prevista – ha sido dar un paseo y volver al hornito de casa en lugar del asador del exterior. Y con esa idea en la mente hemos ido bajando por la pista principal hasta un desvio. 

Nos hemos aventurado por un sendero algo transitado en sentido descendente hasta que se convertía en una trialera. Esoy esperando el día que los beteteros marquen las trialeras para no toparnos con ellas de sopetón. Por suerte los andarines siempre estamos listos para dar media vuelta. Y como yo digo siempre: subir cansa pero no corres tantos riesgos. 

De caer, por ejemplo.

La pena es que no solo andarines exploradores con perros aventureros o beteteros con afición a las trialeras han pasado por alli.

Tambien había pasado por alli el especimen humano conocido como “guarro”, “marrano”, “cochino” o simplemente: el desgraciado-por-tu-culpa-tenemos-todos-fama-de-ser -sucios y/o el mira-como-esta-todo-por-culpa-de-un-imbecil.

Generalmente me encuentro con cosas como latas, envases de geles dulces de esa-marca-que-todos-conocemos, cristales, restos de una carrera (de eso cada vez menos) o cosas como el cubo colgado de la rama que hasta es curioso. Pero a veces te topas con cosas mayores: tazas de water, electrodomésticos, runa de obras …

Y digo yo … en Catalunya (y me consta que en todo el estado español) hay una deixalleria por pueblo, en zonas llanas, de poligonos, con facil acceso y bien señalizadas. No habria sido más fàcil llevar el colchón a una de ellas? Tenía que desplazarse hasta un bosque subiendo por una pista de tierra empinada para tirarlo? Que no te cobran ni te ponen falta por ir. De hecho en la mayoría de pueblos hasta te hacen una rebajita en el impuesto de “las basuras”. 

Un colchón … da que pensar, verdad? Será que se han montado una camita al fresco? Porque muchos días no llevaba allí. No se veía muy estropeado.

No se … y me da igual. Es una cochinada.