Siempre digo que en la próxima vida me gustaría reencarnarme en gato, pero de casa buena.

En casa compartimos vida con una fauna diversa. Juanito el puercoespin que vive en el jardín. Sebastian el ratón. Nuestro querido perro ovejero Neret compañero de mis paseos por el bosque. Y tres gatos.

Hoy he llevado a la “pelu” al perrolanudoladrador y el gato màs pequeño de la familia le tiene miedo. Lo ve diferente así que le bufa y se defiende arqueandose con la cola bien inflada. Su “papa” perruno ha cambiado y se siente inseguro. Dormirà debajo de la cama.

La otra ha salido por patas después de bufarle. Como ya no se lleva bien con el perro no me extraña. Volverà cuando se le pase el mosqueo.

Pero hay uno que no se inmuta por nada. Que sigue pidiendo comida como un Carpanta cualquiera y que duerme como si no hubiera un mañana. 

Bueno hasta que lo ha molestado el otro y se ha ido a beber agua. O comer un par de bolitas de pienso.

Anuncios