Hace un puñado de años, no muchos pero los suficientes como para sentir algo de añoranza, salíamos a correr.

Nos calzabamos las zapatillas e ibamos al Parc del Corredor a correr. A veces Buho Gris y yo solos, otras veces con DC y algunas otras con algunos otros amigos. Una tarde o dos a la semana nos lanzabamos a correr hacia la Font del Ferro siempre acompañados por el perroquevivíaenlarampa. Eramos un grupito curioso y nos pasaban cosas curiosas. Cuando sales habitualmente por una zona sueles ir encontrandote con otra fauna que comparte hàbitat. Des de moteros y beteteros a otros corredores o caminantes y sus perros.

Sigue yendo mucha gente, incluso parece que hacen cursas populares. Vete tu a saber si de caminantes o beteteros.

Cada semana nuestros kilometrillos por muestra pista. La hemos recorrido en muchos momentos y en muchas situaciones. Incluso de noche y con una embarazada!

Cuantos recuerdos!

Incluso nos pusimos nombre “Los Rodolaires Rodamicas” (Los Rodadores Ruedapoquitos). Podeis recuperar algunas de sus aventuras en: 

http://patitasdedragon.blogspot.es

Los Rodolaires ya no existen. Buho Gris ha vuelto a su pasión por la bici. DC se ha quedado con el hapkido. Quedo yo como única aficionada a correr aunque mi cuerpo ya no soporta esas kilometradas. Lo que si hago es caminar. A veces me puede la pereza claro y más en verano con este calorrrrr.

Hoy ha sido una rara ocasión. Habia quedado con dos amigas para ir al Fou pero los astros se han alineado del revés y he llegado tarde. 

Como ya estabamos en el pueblo no ibamos a irnos a casa. Y puestos a caminar que tal innovar. Me he ido (el perrolanudoladrador y yo) al Parc. 

Unas cuantas curvitas con el coche más tarde hemos empezado a andar. Como ha cambiado el paisaje! Es el mismo si, pero es diferente. Los caminos y pistas se han ensanchado, desaparecido o reaparecido. Las zarzas y enredaderas se han hecho gigantescas. El sotobosque està ocupando el trazado de la pista por donde solíamos correr, estrechandola. Pronto tendré que llevarme unas podadoras.

Pero … que recuerdos!

No iba preparada para correr … volveré y correré – o mejor, trotaré cual borreguito principiante – porque los pies me pedían velocidad.

Y la luz! Como me gusta la luz de la mañana! Se cuela entre la vegetación y a cada minuto que pasa va iluminando un trocito màs.

Anuncios