Ahora que hace tanto calor salimos a pasear más pronto. Durante dos semanas tenía abandonada esta sana costumbre. Algunas citas tempraneras ineludibles, un par de fines de semana en el Pirineo y mucha pereza han sido los culpables de este abandono.

El bosque cambia constantemente y a mi amigo de lanas todo le parece nuevo a estrenar.

Queda claro que hoy hemos vuelto a salir. Se lo había prometido y los perros saben lo que les dices. Este mío se queda con la idea en la cabeza y des de que me he levantado que no me ha dejado sola. “Salimos, eh” me iba diciendo con la mirada.

Des de las lluvias de final de mes las mañanas son menos calurosas y da gusto caminar por el bosque.

Algunos días la luz nos regala con imágenes increibles.

Y como hoy hemos hecho la ruta corta hemos coincidido con dos vecinas que también pasean a sus compis peludos.

El perro lanudo ha hecho amigos.

Nota: en honor a la verdad debo deciros que todas las fotos no son de hoy. Voy haciendo fotografías y las guardo a la espera de su momento. He escogido unas de otros días para acompañar las de hoy. Hoy la mañana esta un poco nublada y la luz no era tan buena, ni su efecto entre los árboles, como las de otros días.

Anuncios