Inicio

Caminar por Ca l’Arenas

Deja un comentario

Domingo después de unos días de lluvia y el insigne Cecd10 había convocado una nueva salida. Ultimamente venimos haciendo salidas muchos domingos. Hoy no ha sido excepción. Ha sido la última del año. La siguiente ya será en enero y bien entrado el 2017.

Con estas salidas nos hemos recorrido casi todos los pequeños valles que recorren las torrenteras que fluyen hacia el Mogent. El Mogent es nuestro río, el que cuando puede baña o, mejor dicho, remoja nuestra zona.

Hoy hemos dejado los coches en una zona de aparcamiento enfrente de una cantera de la empresa Hanson Hispania en Vilalba.

Este vallecito recorre una zona que se abre a ambos lados del Torrent de Ca l’Arenas. Zona de bosque de encinas y robles que gracias a estas lluvias y a una temperatura inusitadamente alta nos ofrece un paisaje humedo impresionante.

Las rocas llenas de musgos variados nos muestran unos colores espectaculares.

Después de una subida pedregosa hemos llegado al dolmen de Ca l’Arenas. Alli hemos almorzado. Algun bocadillo, frutas y datiles.

Luego hemos continuado ruta hacia Can Miloca. Después ya hemos ido bajando dejando Collsabadell a nuestra izquierda hasta llegar a los coches.

A veces Buho Gris cree que estas salidas no interesan mucho pero lo cierto es que da perspectiva diferente del paisaje que nos rodea. Ahí dentro, màs allà de la carretera hay prados, masias y lugares interesantes de los que aprendes cosas e historia.

Bueno … y setas.

Aclaración: las fotos que no llevan marca de agua son de Lluna, compañera de caminatas.

Anuncios

Festivos

Deja un comentario

El martes era festivo. Estamos en esa semana estúpida en la que se tienen dos días de fiesta separados. Dos dias pares festivos: 6 y 8. Parece una broma pero no lo es. Este año además han caido durante el transcurso de la semana: martes y jueves.

Divertido? No. Trabajar dias alternos es muy perturbador. Esta semana tiene tres lunes o tres viernes según como lo mires. No coges un ritmo. Si ademàs tienes o trabajas en una fábrica con maquinaria la cosa se complica. Hay máquinas que lo de “trabajar”día sí día no lo llevan francamente mal.

Y si eres comerciante o trabajas de dependienta esta semana es de lo peor. No olvidemos que es el inicio de la campaña navideña y estos dos días en las grandes superficies comerciales son laborables. Y los próximos domingos.

Cuando media ciudad está de fiesta la otra media – tengamos en cuenta que somos un pais de servicios – está trabajando. Generalmente para la media que no trabaja.

Coches hasta donde alcanza la vista llenaban tanto este parking subterráneo (planta -2) como los exteriores. 

Se produce un efecto curioso y cruel en el que los dos días festivos de diciembre hay gente que es cuando más trabaja y con más estress. Muchos aprovechan para las compras de Navidad con las prisas para evitar tener prisas la última semana.

El estress es palpable aunque aún no ha llegado a sus cotas máximas. Dadle tiempo, solo es dia 7. Faltan 17 días para Nochebuena.

Nosotros quisimos participar de esta vorágine consumista por un día y nos bajamos a La Maquinista. Misión: desodorante para Buho Gris y una broca para hierro del 3. 

Fuimos unos campeones. Aprovechamos para comprar un potecito de pintura roja para superficies metálicas – ya os enseñaré para que -, un pincel y disolvente junto con las brocas (paquetito de dos) en Leroy Merlin. Del desodorante salimos indemnes y no sucumbimos a nada más – aunque yo me miré los lapices labiales – en Sephora. Eso si, de esta segunda parada salimos algo intoxicados por tanto perfume.

Luego cometimos el error de entrar en una tienda que se llama A loja do gato preto. Totalmente desconocida para nosotros nos encantó la estética de sus productos. Nos compramos unas tazas para te de casi medio litro preciosas.

Ya algo agobiados y antes de que la Casa del libro nos absorbiera con sus peligrosas tentaciones llenas de páginas repletas de letras,  nos fuimos.

De vuelta en nuestro querido Vallés Oriental decidimos darnos un pequeño capricho e ir a comer un menu a Les Sureres. Es un acogedor restaurante en la carretera de Santa Maria de Palautordera. Hacía muchos años que no ibamos y fue grato comprobar que su cocina sigue siendo igual de buena y el trato tan agradable como lo recordábamos.

Después de una mañana en el caótico mundo de un centro comercial ese pequeño restaurante fue como un oasis de calma.

Esparragos verdes a la brasa con salsa romesco, cordero a la brasa y patata al horno con all i oli y coulant de chocolate. Sencillo, suculento y en la cantidad adecuada.

Nos damos cuenta de lo afortunados que somos de vivir donde vivimos a pesar de la constante humedad que nos rodea cada día.

Retos pequeños

Deja un comentario

En octubre pensé en retomar el blog por enésima vez. Tengo incluso la entrada escrita. Pero hoy la estaba releyendo y me ha parecido … poco adecuada. Bueno, siendo sincera, no se en que estaba pensando porque no me ha gustado nada.

Luego he releido otra que tengo escrita y esa si que la colgare. Pero no hoy. Más adelante, cuando decida la periodicidad para mi paso por aqui para publicar. Seamos sinceros, historias tengo un montón porque cada vez que salgo hago alguna foto y se me ocurre algo que contar. Pero después me ataca la pereza y todo se va al garete. Llego a casa y me apetece más leer o hacer ganchillo que hacer la entrada. Poner las marcas de agua a las fotos, escribir, ir a por una wifi … la verdad el ganchillo está ahí tan tranquilo y sin complicaciones.

Así que hoy he decidido colgar una historia cotidiana. De amistad.

Estos son los protagonistas:

Titus

Como veis se estresa mucho.

Neret

El sí que se estresa, su sobrenombre es “saltimbanqui”.

Una mañana estos dos amigos se juntaron para ver la vida pasar des de la puerta.