Inicio

Albondigas con sepia para un domingo lluvioso

Deja un comentario

Como os decía el otro día casa nos gusta cocinar. Cocinar es una excusa tan buena como cualquier otra para pasar un buen rato – a veces horas – juntos haciendo algo que nos gusta a los dos y que luego disfrutaremos. Hay quien dice que es una lástima que algo que cuesta tanto hacer dure tan poco, refiriéndose a la brevedad que el disfrute de una comida implica.

Pero eso no es del todo cierto. Bueno si. Es cierto que comer es un acto que conlleva un ratito más o menos largo dependiendo de lo ràpidos que seamos masticando y tragando la comida. A veces cuando yo aún voy por el primer plato el comensal del al lado ya está casi pidiendo el postre. Pero eso es como todo, a mi me gusta las cosas hechas con calma. Y eso incluye cocinar.

Así que esto de que la comida sea breve es un poco falacia. Es breve si lo único que haces es comértelo. No lo es si le sumas todo el proceso de la compra y la realización de la comida. Es un gusto instalarte en la cocina con o sin música, con o sin acompañamiento de una copa de cerveza (últimamente estoy abandonando un poco el consumo de vino) con o sin compañía. A veces en casa uno hace de pinche y el otro cocina, a veces cocinamos los dos. Hoy la opción ha sido: Buho Gris me ha preparado los ingredientes conforme yo los sacaba de la nevera o armario y luego he cocinado a solas. Me hacía compañía la tele donde estaban dando en el Esports3 un resumen del IronMan de Nueva Zelanda que espero que fuera de este año. Aficiones raras, si.

Cocinar, comer, paladear, disfrutar de algo hecho con cariño, calma y en casa son todo junto un placer que se disfruta mucho. Así que esta mañana cuando he visto el día que hacía y he deducido que no iríamos a ninguna parte me he dicho: hoy cocinar.

Este domingo nos ha regalado con algo inusitado aquí donde vivimos des de hace 95 días: lluvia. Vale, no ha sido una gran lluvia, más bien un chaparroncito de un par de horas, pero como decía aquel: más vale ayuda menuda que ninguna. Esta lluvia ha sido muy bienvenida, las plantas hasta parece que han reverdecido y la tierra del jardín no huele a reseco. A cambio ha bajado un poco la temperatura, esta noche puede que sea invernal puesto que hemos visto el Montseny nevado, y ha limpiado el ambiente. Y nos ha dado una alegría, que porrás, que ver llover está siendo una rareza este invierno.

Hasta he hecho un par de fotos.

20160207_124452B

Ahí la hortensia de inverno – florecieron hace un par de semanas – refrescadita con la lluvia.

20160207_125614B

El viernes fuimos a comprar a uno de los super de Els Estalvis y en lugar del consabido pollo de domingo vi unas albóndigas en una bandejita la mar de monas ellas y unos calabacines de piel bien tersa. Me dije “ya está, albóndigas con verdura”. Al llegar a casa Buho Gris dijo “le añadiremos la sepia que tenemos en el congelador”.

Así que ahí lo tenéis:

20160207_104629B

Hemos aprovechado que aún nos quedaba un poco de la mezcla de hierbas del jueves, le hemos añadido un puerro y una cebolla y lo hemos picado todo junto.

Las zanahorias las hemos cortado a daditos.

Los calabacines a trozos grandes.

Las albóndigas un poco enharinadas, la sepia a trozos del tamaño de las albóndigas.

Medio pote de tomate frito.

Agua, sal, aceite …

Doramos las albóndigas y las reservamos. Doramos la sepia y la reservamos. En la misma cazuela, con el gustito de la carne y la sepia echamos la picada de hierbas y cebolla y la sofreímos bien. En la tele llegaban los chicos a la meta del IronMan, un atleta de 42 años batía el récord de edad.

20160207_110108B

Cuando empieza a estar pochado le añadimos la zanahoria y le damos un par o cuatro de vueltas. Luego añadimos el tomate frito y agua y lo dejamos hacer chup unos minutos. En la tele las chicas son las que llegan ahora a la meta. También llegan, entre los que no son profesionales, unas chicas que formaban parte de un programa de entrenamiento de Kelloggs. Estas cosas me emocionan, es gente que se plantea retos y lo consiguen.

20160207_111154B

Cuando ha hecho chup chup unos minutos le añadimos las albóndigas y la sepia junto con el juguillo que han dejado en el plato donde los teníamos reservados. No nos perdemos nada que pueda añadir sabor. Lo dejaremos cocer unos 20 minutos. En la tele me ha dado tiempo a descubrir un programa de Esports3 – los fines de semana no dan documentales – en el que se están preparando tres chicos y tres chicas para participar en la Maratón de Barcelona.

Hay que ver lo que echan por la tele, verdad? Está de moda correr, lo dicen en muchos medios y lo comentan en blogs. Es un deporte fácil de practicar y no demasiado caro. No necesitas más que unas buenas zapatillas – donde si que es recomendable que te dejes algo de dinero – , ropa cómoda y echarte a la pista-calle-parque-carretera. Puedes ir solo: no necesitas nada más que voluntad para levantarte del sofá-silla-cama y unas articulaciones más o menos en buen estado.

A mi me gusta correr, por la montaña, una montaña con no demasiado desnivel y que tenga pistas más o menos amplias. Ultimamente no estamos corriendo tanto aunque hace un mes, justo hace un mes, fuimos a correr por donde habitualmente caminamos con los vecinos y no estoy en tan mala forma. Extraño los tiempos en que íbamos a correr a la Font del Ferro con el perro que vivía en la rampa. Cuesta ir a correr sin él. Se hace raro no oirlo respirar tras mis talones en plan máquina de vapor trabajando o, lo más habitual, seguirlo para no perder el ritmo. Pero sigue gustándome correr y si el perro pudiera vendría. Quizás lo hace. En plan espíritu claro.

De hecho este año me gustaría volver a participar en la Carrera de la Dona. No se, es algo que me planteo. Es noviembre, tengo tiempo de prepararme e incluso de no ir. Para animarme lo dejo aquí dicho.

El caso es que mientras veía este programa las albóndigas y la sepia ya estaban listas, he añadido el calabacín y como lo quería poco cocido – que si lo cueces mucho se convierte en una papilla – lo he mezclado bien con la salsa y el resto de ingredientes y he apagado el fuego. Lo he dejado reposar tapado hasta la hora de comer, un par de horas más tarde.

20160207_141216B

Estaban muy buenas.

Empanadillas de hierbas

Deja un comentario

Como sabéis en casa nos gusta mucho cocinar. Cocinar y comer claro. Pero comer bien. Yo no digo que en los restaurantes no se coma bien. Pero como en casa en ningún sitio. Así que vas aprendiendo a cocinar, primero cosas sencillas y luego te vas complicando más la vida. Que si shushi, que si rabo de buey, que si … Total que según algunos amigos tenemos el grado de maestros. Todo porque Buho Gris hace shushi con mucha habilidad y una salsa de calçots estupenda.

El caso es que si quieres aprender a cocinar cosas diferentes a un mar y montaña o un buen arroz tienes que ver programas de cocina y comprarte un montón de libros. Algún día os mostrare algunos de los libros que corren por casa. Algunos se usan más que otros, algunos son más antiguos … bueno, ya os lo contare. Así mantengo vuestro interés.

En cuanto a los programas de cocina, dejando a un lado al inefable y eterno Arguiñano, el canal Cocina o popularmente conocido “del huevo frito” es una mina. De verdad, el que no conozca ese canal no sabe lo que se pierde. Hay temporadas mejores y temporadas peores pero siempre sacas ideas o conoces cocineros. Des de los chips de ajo de Sergi Arola a las recetas fáciles y ràpidas de Julius Bienert. Des de Jaime Oliver a Heston Blumenthal o Paul Hollywood y sus recetas de pan.

logo

Otro canal aquí en Catalunya donde puedes seguir programas de cocina es el C33, ahora parte del Esports3. Dan documentales des de bien pronto por la mañana a las 19:30 de forma ininterrumpida. Ahí puedes ver des de un documental sobre Estados Unidos des del aire a la vida secreta de las hormigas o cocina Thailandesa de la calle.

Aqui descubrimos a Julie Andrieu una periodista especializada en cocina que tiene varios libros, el primero publicado en 1999, y que ha protagonizado y protagoniza algunos programas de cocina en la televisión francesa.

Hace un par o tres de años C33 emitió uno de sus programas, “Forchete et sac à dos” (Tenedor y mochila) que nos presentaba a Julie viajando por varios países y aprendiendo su cocina y costumbres gastronómicas. El que recordamos y vemos más veces son los tres dedicados a Japón. Porque, por supuesto, los tenemos y los revisionamos algunas veces.

Des de 2012 protagoniza en France3 la serie “Les carnets de Julie” (Los cuadernos de cocina de Julie) que sigue a Julie por toda la geografía francesa en su búsqueda de recetas típicas de cada región así como productos típicos. Tiene web: http://www.france3.fr/emissions/les-carnets-de-julie

El año pasado aparecieron en Youtube y nos los empezamos a bajar. La pega es que nuestro nivel de francés es el mínimo necesario para comprar el pan y hacernos entender así que muchas cosas se pierden en el aire. Pero la buena noticia es que este mes de enero han empezado a programarlos en C33 traducidos.

les carnets de julie

Me hizo mucha ilusión porque, por fin, podríamos entender bien lo que nos explicaba de la raza porcina basca, las lanas de mohair o las anchoas de Cotlliure.

Y por supuesto hacer alguna receta.

La primera esta semana. Muy sencilla, muy buena. Son unas empanadillas de la zona central de Corcega, en lo que ellos llaman le pays de Corte. Son empanadillas de hierbas.

le pays de corte

En la receta original que aparece en el programa Julie y sus anfitrionas recogen alguna de las hierbas del prado cercano al pueblo: diente de león, zanahorias silvestres … En casa había la mitad de una bolsa de rúcula así que decidimos hacer esas empanadillas sin salir a rebuscar por el jardín con el riesgo de equivocarnos. A parte de algunas acelgas resistentes a todo y las típicas matas de ruda, orégano y tomillo no tenemos aún mucha cosa. Tampoco podemos plantar ahora. A pesar de las altas temperaturas estamos en febrero, vaya, invierno.

Como ingredientes para el relleno pusimos pues: rúcula, espinacas, menta, cilantro y cebolla tierna.

La masa la hicimos con harina de maiz, mantequilla y agua. No es una masa tan consistente como la de harina de trigo pero nos apetecía trabajar con harina de maiz.

20160202_123238B

Las hierbas y la cebolleta las picáis bien finas, en casa lo hicimos con nuestra querida picadora, y la mezcláis bien con aceite, sal y pimienta al gusto.

20160202_123936B

Hacéis la masa y ponéis una base, encima un buen montoncito de hierbas, la tapáis con otro circulo de masa y cerráis la empanadilla o paquetito.

Las ponéis en el horno hasta que estén cocida y dorada la masa.

20160202_133706B

Estaban muy, pero que muy buenas.

Y con el relleno que sobró, es normal, siempre se acaba haciendo de más, hicimos una especie de paté casero pasando por la picadora una pechuga asada de pollo, las hierbas y mahonesa.

20160202_125919B

Genial untado en pan para un pica pica … a ver si la próxima cena voy hacer montaditos con este pate casero!