Los que me conoceis o me seguis por Instagram ya sabeis que estoy de nuevo en el Pirineo de Huesca. Después de los últimos acontecimientos en mi vida necesitaba de unas vacaciones, desconectar, pisar tierra y respirar el aire de los bosques. Eso, claro, significa que estoy sin internet y que dependo de la wifi de Timilio. Ya sabeis por anteriores entradas des del pueblo que es mi suministrador de conexión.

Os cuento que estoy pensando en cambiar un poco el aspecto del blog y sus contenidos. Este septiembre está siendo muy movido, hay muchos cambios en mi vida y necesito reflejarlo aqui. No se a estas alturas de mi andadura en el mundo blogger cuanta gente me sigue. Sin embargo es de rigor que comparta esta intención de cambios. Podeis, si os apetece, aportar ideas. Es vuestro momento porque hasta que no vuelva a casa no habrá ningún cambio.

Para empezar me he decidido por cambiar el tono. Más personal. Usando la primera personal singular cuando hasta ahora usaba el plural. Es mi blog así que mejor personalizarlo un poco más, haciendolo más mío. Me he planteado abrir uno nuevo pero … bah … para qué? Sigo siendo yo, solo estoy evolucionando. Ya sabeis: renovarse o morir que decía aquel.

Ademàs así podeis leer o releer antiguas entradas.

Bueno, a lo que iba.

Llevo tres días aquí. Hemos (y digo “hemos” porque estamos tanto Buho Gris como yo haciendo este esfuerzo) dejado atrás las tristezas y nos hemos traido a los gatos.

image

Este es Titus el Valiente rompiendo apuestas y saliendo al jardín a investigar al cabo de dos horas de llegar. Aún estamos esperando que la gran Mishi, tan peleona ella, se decida a salir. Se pasa el día en el armario.

Sebas se ha quedado en casa, como guardiàn. Si alguien osa entrar le chillarà, si es que los ratoncillos de 15 gramos chillan, y le atacará con una bola de comida para perro. Confío en él.

Hoy hemos bajado a L’ Ainsa para llevar a Timilio y comprar. Por el camino hemos topado con la transhumancia del Sobrarbe. Consiste en que los propietarios de ovejas y cabras de los valles pirenaicos – en el caso que nos ocupa – las trasladan a pastos de las tierras bajas, por la zona de Barbastro, a pasar el invierno. Hoy había más de 500, varios rebaños juntos.

image

Ayer, de vuelta de Barrosa – tengo una entrada a medias -, ya estaban en ello. Hice esta foto al pasar los túneles de entrada al valle. Gracias al cielo porque dentro de los túneles es una agonía.

image

Hoy he podido hacer más fotos.

image

Estaban màs allà de Salinas y nos han entretenido hasta un poquito antes de Lafortunada.

45 minutos para ir de Salinas a Lafortunada – un trayecto de poco más de 5 minutos -, incluido el túnel de Las Devotas.

Una agonía, con el añadido de la presencia de los “apamplaos” trabajadores de la comarca, sorprendidos por tanta “güella” junta dentro del túnel. Detràs una récua de unos 20 vehículos y el camión de la recogida del cristal. Eso hasta donde nos alcanzaba la vista. Sospecho que llegaba a Bielsa, a unos 10 minutos de distancia de nuestra posición.

Un auténtico atasco “güelleril”.

Toda una aventura.

Al atardecer en el pueblo, el cielo nos ha regalado un espectacular arco iris.

image

Admirando la magnitud de la vida

Anuncios