Inicio

Un poema en una libreta

Deja un comentario

Siempre llevo una libretita para tomar notas, escribir pequeños apuntes o cualquier cosa que se me ocurra.

Estoy siguiendo un curso de escritura en la plataforma online Futurelearn y recomienda eso que hago desde siempre: llevar una libretita. Cuaderno de notas lo llaman. Y sirve tanto si es formato honrado papel como digital vía tablet o smartphone. No estoy suficientemente imbuida del pensamiento tecnológico y sigo siendo una amante del papel.

Tengo libretas de todos los tamaños, tipos y colores. Y un montón de bolígrafos, rotuladores y enseres varios de escritura.

image

El caso es que desde hace unas semanas gestiono dos mini libretitas donde apuntar las cosas.

Hoy, mientras me tomo una Fanta en el 100Setze, he tenido un momento para revisar esta que os he mostrado y he encontrado un breve pensamiento en formato poemilla.

image

Esta datado en marzo de no-se-sabe que año. Y debía haber sido un día lluvioso.

Todo este rollo para un breve poemita.

El atardecer húmedo,
De cielo cambiante
De tonos rojizos.
De sombras royendo el azul
Que pronto será suyo.

Admirando la magnitud de la vida

Anuncios

Arnica

Deja un comentario

El otro día, justo recién llegados al pueblo, una vecina de las de toda la vida pasó de visita a saludar a la madre de Buho Gris. Traía estas flores y me las dió.

Rápidamente cogí uno de los vasos de tubo y las metí en agua.

image

Llevan una semana en la casa. En la mesa del comedor, en la barra, en la mesita baja…

Solo se ha caido una de las flores. Es una ramita de àrnica.

Árnica es una planta de zona húmeda cuyo concentrado en alcohol sirve para aliviar dolores musculares producidos por golpes o sobrecargas.

Un reflex natural

Admirando la magnitud de la vida

Jornada micologica

Deja un comentario

De nuevo nuestra estancia en Plan ha coincidido con la Jornada Micologica en el Valle. El año pasado ya escribí una crónica y este no va a ser menos.

Mi crónica de este año empieza la noche anterior porque después de una semana lloviendo de forma intermitente la meteorologia nos da una ventana de buen tiempo para el sabado.

Pero …

Viernes 22:00 pm. Se oyen truenos. De repente pienso que quizás no sea una buena idea ir al monte al día siguiente.

Sabado 03:00 am. Truenos, relámpagos y lluvia. Sigo pensando que no podremos ir al monte. Que si encontramos setas irán en barco para huir de la lluvia.

Cuando nos levantamos a las 8:00 am ha dejado de llover. Incluso apunta el sol cuando llegamos a San Juan a tiempo para la presentación y la torta dulce con cafe calentito para desayunar.

Se organizan dos grupos y nosotros nos apuntamos al que sube a Tavernes por aquello de ir con Adrian el micólogo. Perteneciente al Grupo de Micologia del Alto Aragon ya estuvo el año pasado y nos gustó mucho. Ir con él es aprender un montón.

image

Adrián es el chico alto con el jersei negro en el momento de dar la charla por la tarde.

En Tavernés pasamos unas dos horas caminando por el monte, recogiendo alguna que otra seta despistada: un par de ceps pequeñajos, un grupito de lactarius …

image

Ui, un cep bien grandote cerca de los coches.

image

Hemos bajado al prado del refugio de Tavernes y buscamos un rato allí. Toca el solecillo y recogemos algo más.

image

El grupo se divide en dos. Unos se dirigen a Viadós y nosotros seguimos por la pista.

El barranco se ha llevado un trozo de pista en la curva después del puente. Está impresionante y hacemos alguna fotillo.

image

De allí bajamos y al llegar al Forcayo nos paramos a buscar un poco màs, que Buho Gris ha visto un cep en la cuneta.

image

Sin alejarme mucho del coche encuentro un par de cosas interesantes, hago algunas fotillos del Lardana nevado y tomo el sol en el cruce.

Recogiendo un boletus grandote unos excursionistas me miran raro. Soy consciente de lo ridículo de la situación: una chica en el bancal del lado de la pista peleando con una seta gorda.

image

Este es el Posets/Lardana nevadito.

Al resto del grupo lo reencontramos en el Campamento de la Virgen Blanca donde el guarda o encargado nos ha preparado un breve refrigerio de vino y chorizo.

image

Damos un paseo para ver el prado de la zona porque el guarda nos dice que le ha parecido ver alguna seta.

image

También nos cuenta la historia de una madre de las setas que cuenta que en ese terreno se hacen muchas setas porque por lo visto hay una especie de “madre”. Adrián nos dice que cada seta corresponde a un micelio màs o menos y que la existencia de un micelio gigantesco no es muy plausible.

Encontramos un puñado de rovellons.

image

Ya es tarde y volvemos a San Juan. Como recogida no ha habido tanto éxito en cuanto a cantidad como el año pasado pero ha sido un buen día.

image

Por la tarde se hace la charla y la exposición.

image

image

Esta gordota es la que he recogido en la pista ante los estupefactos excursionistas.

Por mi parte he disfrutado mucho. Hablar con personas a priori desconocidas y aprender cosas nuevas. De cara al año que viene he de recordar  llevarme más agua y un cesto. Ya es la segunda vez que solo hago que señalar las setas sin recoger nada. No es plan en una salida micologica de sacar una bolsa de plástico para poner las setas. Feo.

Admirando la magnitud de la vida

Transhumancia en el Sobrarbe

Deja un comentario

Los que me conoceis o me seguis por Instagram ya sabeis que estoy de nuevo en el Pirineo de Huesca. Después de los últimos acontecimientos en mi vida necesitaba de unas vacaciones, desconectar, pisar tierra y respirar el aire de los bosques. Eso, claro, significa que estoy sin internet y que dependo de la wifi de Timilio. Ya sabeis por anteriores entradas des del pueblo que es mi suministrador de conexión.

Os cuento que estoy pensando en cambiar un poco el aspecto del blog y sus contenidos. Este septiembre está siendo muy movido, hay muchos cambios en mi vida y necesito reflejarlo aqui. No se a estas alturas de mi andadura en el mundo blogger cuanta gente me sigue. Sin embargo es de rigor que comparta esta intención de cambios. Podeis, si os apetece, aportar ideas. Es vuestro momento porque hasta que no vuelva a casa no habrá ningún cambio.

Para empezar me he decidido por cambiar el tono. Más personal. Usando la primera personal singular cuando hasta ahora usaba el plural. Es mi blog así que mejor personalizarlo un poco más, haciendolo más mío. Me he planteado abrir uno nuevo pero … bah … para qué? Sigo siendo yo, solo estoy evolucionando. Ya sabeis: renovarse o morir que decía aquel.

Ademàs así podeis leer o releer antiguas entradas.

Bueno, a lo que iba.

Llevo tres días aquí. Hemos (y digo “hemos” porque estamos tanto Buho Gris como yo haciendo este esfuerzo) dejado atrás las tristezas y nos hemos traido a los gatos.

image

Este es Titus el Valiente rompiendo apuestas y saliendo al jardín a investigar al cabo de dos horas de llegar. Aún estamos esperando que la gran Mishi, tan peleona ella, se decida a salir. Se pasa el día en el armario.

Sebas se ha quedado en casa, como guardiàn. Si alguien osa entrar le chillarà, si es que los ratoncillos de 15 gramos chillan, y le atacará con una bola de comida para perro. Confío en él.

Hoy hemos bajado a L’ Ainsa para llevar a Timilio y comprar. Por el camino hemos topado con la transhumancia del Sobrarbe. Consiste en que los propietarios de ovejas y cabras de los valles pirenaicos – en el caso que nos ocupa – las trasladan a pastos de las tierras bajas, por la zona de Barbastro, a pasar el invierno. Hoy había más de 500, varios rebaños juntos.

image

Ayer, de vuelta de Barrosa – tengo una entrada a medias -, ya estaban en ello. Hice esta foto al pasar los túneles de entrada al valle. Gracias al cielo porque dentro de los túneles es una agonía.

image

Hoy he podido hacer más fotos.

image

Estaban màs allà de Salinas y nos han entretenido hasta un poquito antes de Lafortunada.

45 minutos para ir de Salinas a Lafortunada – un trayecto de poco más de 5 minutos -, incluido el túnel de Las Devotas.

Una agonía, con el añadido de la presencia de los “apamplaos” trabajadores de la comarca, sorprendidos por tanta “güella” junta dentro del túnel. Detràs una récua de unos 20 vehículos y el camión de la recogida del cristal. Eso hasta donde nos alcanzaba la vista. Sospecho que llegaba a Bielsa, a unos 10 minutos de distancia de nuestra posición.

Un auténtico atasco “güelleril”.

Toda una aventura.

Al atardecer en el pueblo, el cielo nos ha regalado un espectacular arco iris.

image

Admirando la magnitud de la vida