Hace un par de sabados, aprovechando que en Catalunya era festivo, nos fuimos a pasar unos dias al Pirineo. Ya sabeis que es nuestra segunda casa, que se esta más fresquito – aunque este verano nos han dicho que se han asado como todos, el calor no hace diferencias – y que hacemos cosas diferentes, más relajadas.

Como habia llovido, está más alto y el campo se enfría antes nos decían que ya había alguna que otra seta. No nos lo pensamos dos veces. Nos fuimos a ver que encontrábamos para comer.

O no.

Estas que os enseño NO se comen. Se conocen popularmente como Monguis y tienen la peculiaridad que por lo visto se toman como droga alucinógena. No las hemos probado, ni ganas. Normalmente crecen en las cacas o boñigas de las vacas y son de un tamaño humilde. Estas no. Eran de un tamaño considerable. Supongo que las cacas de las vacas de la montaña tienen más sustancia o alimento. Vete tu a saber.

image

Estas otras si se comen.
image

Son un Cep – chiquito pero de manual – y un Abro. Ambos nombres en catalán. Junto con un puñado de Rovellons y alguna que otra Llengua de Bou nos hicimos un salteado con bacon y spaguettis. Delicioso.

Las primeras setas de la temporada.

Como veis hay veces que las fotos tienen marcas de agua y veces que no … No soy el as de la técnica así que estoy batallando con aplicaciones del mobil y pogramas del ordenador para que todo me funcione bien y coordinado.

Anuncios