Gracias a un cambio laboral ahora tengo más tiempo. Entre otras cosas ya no me levanto a la salida del sol y puedo disfrutar de actividades no laborales.

Para empezar el viernes pasado fui a mi primera clase de yoga. Hacía muchos años que quería hacer yoga y por fin he podido probar una clase. Y mira, me ha gustado. Lástima que por las épocas que estamos ya solo queda el próximo viernes de clase y me tendré que esperar a septiembre. Pero más vale poco que nada.

He sido muy ambiciosa; y feliz de verme con horas para llenar por mi misma me he apuntado a dos cursos MOOC de la plataforma EDX. Des de que empecé con estos cursos solo he terminado uno. Deseadme suerte con dos a la vez y con el montón de horarios que he de cumplir en agosto y llevando coche. Para los que me conoceis ya sabeis que lo de conducir ya es todo un reto para mi.

Otra de las cosas que ya se estan beneficiando de este “relajamiento” son lo que yo englobo en el apartado “manualidades”. Tengo varios proyectos aunque como ya sabeis que soy rápida en pensar y lenta en actuar veremos como acaba. No quiero decir nada que luego todo lo dejo a medias. Mejor voy haciendo y os voy contando mis progresos.

De momento, con el calor, ganchillo con hilos de algodón.

image

Y lo primero que he hecho es una bolsa que he preparado para regalar a una amiga. Una amiga de esas a las que se ha de mimar porque como ella hay pocas.

image

La verdad es que no era optimista respecto a la labor. Cogí el hilo para aprender a trabajar en redondo y practicar los aumentos.

image

Al final me salió una bolsita bien chula, como veis cabe un peluche con amplitud. Le puse un hilo trenzado para cerrarla y la empaqueté.

image

Lista para regalar.

image

Disculpad que se vean tanto las marcas de agua … estoy trabajando con una aplicación específica para mobil y aún estoy aprendiendo a usarla.

Admirando la magnitud de la vida

Anuncios