De repente nos hemos dado cuenta que la mejor manera de comer menos es servir la comida en platos pequeños. Lo hemos aprendido de la Residencia de Vilalba donde pasa el dia la madre de Buho Gris. Nos cuenta que la comida se sirve en platos pequeños. Desde que come allí está más esbelta así que nos reunimos con nosotros mismos y tomamos la decisión. Platos más pequeños.

A mi me gustan mucho los platos de cerámica. En casa siempre aprovechábamos las vacaciones estivales para ir un dia a La Bisbal y muchas tardes paseábamos por las fascinantes tiendas de cerámica de Sant Antoni de Calonge. Siempre comprábamos alguno de los platos sueltos, esos típicos sobrantes que ponen las tiendas en oferta.

Y Buho Gris es aficionado a la cerámica de Naval de cuyas fábricas es la vajilla del Pirineo. De color marrón oscuro con dos franjas amarillas.

A donde ninguno de los dos habíamos ido era a Breda. También tienen una tradición ceramista muy arraigada y, sinceramente, nos cae más cerca de casa.

Así que este domingo desafiando al infernal calor fuimos para allá. Y descubrimos una tienda maravillosa: Terraforta.

image

La encontrareis en la carretera principal a la salida del pueblo. Es una delicia de tienda.

image

Os muestro algunas fotos.

image

Tenían una sala en plan exposición de lo que solían ser los utensilios de cerámica en la cocina.

image

image

También se puede observar el antiguo horno donde se cocían las piezas.

image

image

Este fin de semana celebran los 35 años de la tienda. Si os interesa y estais leyendo esto a tiempo podeis ir, harán una visita guiada a la casa.

image

Nos compramos 5 platos sencillos a muy buen precio. Y no caí en la tentación de comprarme ninguna chuchería tipo miniatura o figurita acumulapolvo.

Ya que estábamos en Breda le dimos una miradita a la calle que nos llevaba hasta el lugar donde habíamos dejado el coche. El calor no invitaba a pasear más. Nos queda pendiente una visita más a fondo cuando acabe el verano.

image

Para celebrar la compra preparamos, ya en casa – duchados después del trayecto en coche bajo el achicharrante calor – un plato de lujo. Lubina a la sal.

image

No son muy muy pequeños. Son platos para una ración justa. Un montón de jugosa carne de lubina, estupenda en su punto justo de sal y cocción. Y una refrescante ensalada de pepino, tomate y cebolla.

Admirando la magnitud de la vida

Anuncios