Este fin de semana hemos estado en Plan, cortando la hierba y haciendo pequeñas reparaciones necesarias para hacer la casa habitable. Hasta septiembre no volveremos pero hemos tenido ocasión de disfrutar de un par de lechugas recien cortadas del huerto de uno de nuestros proveedores de verduras cuando estamos allí. Eran tan frescas que cuando las dejé encima de la mesa de la cocina, a punto para lavarlas, apareció un pequeño habitante despistado.

 

Recordad que las lechugas de cultivo ecologico o doméstico hay que lavarlas hoja por hoja porque suelen tener habitantes tales como un par de saltamontes que hubo que sacar del comedor, algún que otro bichillo y en este caso un caracolillo muy fotogénico.

 

Ahí teneis la foto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y con esto intento recuperar el ritmo del blog, tengo un par de entradas pendientes des de junio asi que espero que en esta semana pueda pelearme bien con el Gimp para adaptar las fotos y pueda colgar las entradas

 

Anuncios