Inicio

Manualidades: bufanda en punto bobo

1 comentario

El siglo pasado, vamos, en los 80s, mi madre y mi tía montaron una tienda en casa de mis abuelos. Hoy día no solo no existe la tienda sino que donde estaba la casa, de planta única con terrado, hay una calle. La calle Can Bruixa en Les Corts.

A qué viene este retazo de mi historía personal? A que la tienda era de lanas. En aquellos años se puso de moda, como ahora, el punto de media. Mi madre y mi tía que eran aficionadas abrieron una tienda. Como otras muchas personas claro. Luego la vida fue por otros derroteros y tras años de languidecer mi madre, que ya la llevaba a solas, la cerró. Nos quedaron un montón de lanas, un poco de odio al punto de media y un pesar silencioso de algo que no pudo ser.

Hoy día vuelve a estar de moda aunque lo llaman tricotar. Que, siendo realistas, es un nombre mucho más adecuado. Las manualidades están de nuevo de moda: tricotar o hacer punto de media, hacer ganchillo, trabajar con fieltro … Y muchas mas técnicas que nos llegan, como muchas otras cosas, de la cultura anglosajona. No es que la cultura mediterránea no hiciera estas cosas es que tenemos otros modos de distraernos quizás algo más … exteriores. El clima más oscuro y frío lleva más a distracciones introspectivas, de salón de costura. Tampoco teníamos tiempo, no digo nada exagerado si afirmo que nuestros horarios de trabajo imposibilitan mucho, en general, el “haztelo tu mismo”. Es más fácil comprarlo hecho. O bueno, así es como lo veo yo.

Pero supongo que en el fondo a todos nos gusta lucir algo hecho con nuestras manos. O mostrarlo a nuestras amistades. No en vano hay tiendas en Barcelona que han tenido suerte o que supieron ir modificándose con el tiempo, adaptándose a las demandas de las clientas y son ahora locales de referencia.

En mi caso abandoné el punto de media al llegar a la adolescencia, ya queda lejos en el tiempo, y el ganchillo al advertir cierto dolor en las articulaciones. Pasaron los años y hace unos pocos pensé que era momento de retomar aquella distracción que me ofrecían las “labores”. Qué mejor cuando ves una serie en la pantalla que tricotar distraidamente una bufanda? Qué mejor ánimo que ver que poco a poco va volviendo a la memoria el ritmo y el gusto por el tacto de la lana y el click click de las agujas?

Los años pasan y descubro que internet es una mina y hay un montón de posibilidades de hallar patrones, videos, tiendas virtuales, fotografías, blogs y foros dedicados a lo que antaño se le daba el nombre de “labores de señora”. Tengo por casa una pequeña enciclopedia editada por DMC que es una joya. Un día le dedicaré una entrada.

Me subí a la buhardilla de casa y entre todos los trastos de mi padre estaban las cajas de las lanas, agujas, revistas, ganchillos y todo lo necesario (incluidas cremalleras) para hacer de todo durante bastante años. Eran los sobrantes de la tienda.

Eso fue hace dos años. Como siempre que me propongo algo tardo mi tiempo no solo en ponerme a ello sino en acabarlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Hoy os muestro la primera bufanda de la nueva época del tricot. Tiene algunos defectillos pero considerando que hacía mas de 25 años que no cogía unas agujas no está nada mal.

Anuncios

Cocinando: Timbal de verduras. Versión exprés

Deja un comentario

Hoy hemos comido de lujo. Vamos, que hemos hecho una receta nueva. Digo “hemos” aunque mi colaboración se ha limitado a asar unos pimientos en el microondas y hacer de pinche lavaplatos.

Los miércoles solemos reunirnos con los compañeros del Cardot a charlar de todo un poco y tomarnos unas cervezas. O claras. O coca colas. O lo que sea. Pero en principio cervezas. Y des de este mes de julio lo venimos haciendo en el 100Setze, en la Av. Rei en Jaume de Cardedeu, al lado mismo de Vila Paquita. En verano podemos disfrutar de la terraza. Ahora también pero solo los que fuman que se quedan en el rinconcito de la puerta, junto al cenicero, con cara de frío. Aunque este invierno esta resultando, de momento, tan templado que hasta cogemos setas. En otro momento os cuento sobre setas.

Hoy toca de nuevo, tras este paréntesis sin postear en el blog, cocina.

Ingredientes:

Masa brisa comprada o hecha en casa

Pimientos verdes, rojos y amarillos

Patata o puré de patata de sobre

Cebollas

Zanahoria

Calabacín

Aceite de girasol

Leche

Agua

Salsa de soja

Brandy

La receta la ha hecho Buho Gris yo me limito a explicarosla des de su versión txt que me ha pasado raudo y veloz en cuanto hemos acabado de comer.

Preparamos los moldes untándolos con mantequilla, en ellos podremos la masa brisa que compramos en el super. Abres el paquete, estiras un pelín y cortas para hacer los timbales, unos cestitos vaya. Nosotros en seis trozos puesto que la bandeja-molde es de seis cestos. La espolvoreas con comino (la receta original incluía el comino en la masa) y las pones en el horno. Vigilad bien porque se os pueden tostar demasiado, ha de quedar doradita en los bordes.

Como esta versión de la receta es exprés el parmentier lo hemos hecho con un sobre de pure de patatas del super. Mientras haces el puré pones los pimientos (uno rojo y otro amarillo) en el microondas. Lo ideal sería escalibarlos pero como decíamos esto es la versión exprés. Una vez hechos los pimientos les retiramos la carne en dos platos separados. Hacemos dos partes del pure y a cada pimiento le toca una parte. Mezclamos bien con un poco de leche y los batimos en el minipimer hasta que quedan suaves acordaros de rectificar de sal.

En una sartén pochamos la cebolla picada fina. Cuando ya está algo blanda añadimos la zanahoria, pimiento rojo y verde también picados finos. Seguimos rehogando. Como en casa nos comemos el calabacín crudo aquí lo añadimos cinco minutos antes de retirar las verduras del fuego. Quedan crujiente y alguien diría que da un juego de texturas interesante. Añadimos un chorrito de salsa de soja y uno de brandy. A nosotros se nos ha olvidado el brandy.

Mientras ya habréis terminado de hornear los cestitos y los tendréis enfriando en algún rincón seguro de la cocina. Yo los he tenido que poner sobre el cesto de las mandarinas porque estaba asando los pimientos mientras fregaba cacharros al mismo tiempo y la cocina no da para mas. Suerte que la fruta no se queja y que el cesto es más alto que la montañita sino ahora tendría mermelada de mandarinas.

Ahora pues podemos montar el plato.

En un plato chulo, nosotros nos hemos agenciado unas placas de pizarra que quedan muy bien, ponemos dos montones de puré de pimiento amarillo. Lo estiramos. Encima colocamos el cesto de masa brisa y lo rellenamos con las verduras. En el borde superior del cesto va el puré de pimiento rojo haciendo un cordón. Para hacer esto no necesitais una manga pastelera que no todos tenemos, podeis usar una bolsa de plástico a la que le cortais (una vez llena) una esquina. Barato y facil de conseguir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ha quedado de lujo. Y muy bueno.

Aquí la foto con la receta original.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dedicado a nuestros amigos del 100Setze