Aunque la entrada de hoy esté bajo el epígrafe de “cocinando” en realidad no vamos a cocinar nada. O bueno, podemos hacernos una crema, una ensalada, un zumo … varias cosas. Las zanahorias son muy prácticas en la cocina, muy socorridas y siempre va bien tener en la nevera. Aunque sea para, mientras no llega la hora de comer, matar el gusanillo con una zanahoria cruda bien pelada.

Además, dicen que va bien para la vista, como dicen los simpáticos de turno: cuantos conejos has visto tu con gafas?

En verano el beta-caroteno va de maravilla para ponerse moreno. Mis tias que iban a la playa durante horas, se ponían crema de zanahoria. Esa de un color ligeramente marronoso que vendían en tarros cuando la radiación solar no te dejaba con la piel hecha unos zorros. Hoy día no podemos permitirnos esos lujos. Bueno, entonces tampoco pero no lo sabíamos. Se hacían muchas locuras en aquellos tiempos en pos de un ideal de piel morena, señal de salud y belleza. Y pensar que en siglos anteriores eso mismo lo era una piel blanca!

Lo cierto es que el color naranja de las zanahorias es bien atractivo y su jugo mezclado con el zumo de naranja es un primor de vitaminas buenas para la salud. Dice el vox populi que las verduras de colores son más buenas, tienen más vitaminas y son excelentes para llegar a ancianos frescos como rosas.

Pero … solo son de color anaranjado las zanahorias? No. Las zanahorias pueden ser de color amarillo, naranja, rojizo, violeta … Jamie Oliver en su serie “Jamie at home” nos lo explica gráficamente en el capítulo dedicado a las zanahorias. Pero fue en los Paises Bajos, donde para agasajar a la familia reinante, la Orange-Nassau, decidieron darle prioridad al color anaranjado a las zanahorias. Por lo tanto y dado que la selección artificial de los productos existe des de que el hombre es sedentario, promovieron el cultivo prioritario de las zanahorias de color anaranjado.

De hecho, según leemos en la wiki, las zanahorias son orientales u occidentales. Las primeras suelen ser de color púrpura o amarillo y las segundas, por lo que os contaba de la familia Orange probablemente, anaranjadas. Pero también las hay rojas, blancas, amarillas …

Hoy día es difícil sino imposible encontrar otros tipos de zanahorias en el mercado aunque con el auge de los pequeños huertos se están recuperando muchas cosas que se creían perdidas u olvidadas o simplemente no se conocían. Eso si, para pequeño consumo del hortelano en cuestión, sus vecinos o amigos.

Cual no sería nuestra sorpresa en Plan ver entre las zanahorias que le habían dado a la madre de Buho Gris algo que parecía una chirivía. Chirivía, tubérculo sosania donde los haya. Pero como era para hacer caldo pues … pela pela que la echaremos a la olla.

No era una chirivía. Era una zanahoria amarilla.

Aquí os dejo una foto.

Imagen

Nos la comimos entre los tres recién pelada, esta buena. Como todas las zanahorias.

Gracias por el regalo de verduras.

Anuncios