Segundo día en el Cardoterror, este fin de semana promete ser intenso, acumulando horas de sueño.

En el post anterior, entretenida con los detalles de la presentación y la organización, no me acorde de contaros que pudimos disfrutar de un episodio de “La Dimensió Desconeguda” (“The Twilight Zone”) y de la película “The Innocents” de Jack Clayton basada en un relato corto de Henry James.

Ayer se emitió “Insidious” de James Wan, gran película de la cual entiendo su éxito. Sustos garantizados y un mal rollo final bastante considerable La última sesión fue para “House” de Steve Miner con William Katt más de risa que de terror. Éxito total de publico cuya media de edad rondaba los 18 años. Las palomitas han sufrido un serio bajón que esta mañana llevaba al equipo de intendencia a pensar maneras alternativas de conseguir más cajas. Que voluble es el mundo del espectáculo, el año pasado comíamos palomitas reblandecidas en mayo y este año en un día han volado prácticamente todas las cajas.

Imagen

Lo interesante para mí de ayer era una de las actividades paralelas programadas en el Pla de la Calma. Mi perdición son el chocolate, escribir y leer, no necesariamente por este orden, así que me fui a una presentación de libros. Pere Homs de Quarentena Ediciones nos presentó dos libros “Más de 200 películas que no deberías ver antes de morir” y “Fenómenos paranormales” de Angel Ferris & Nuria Fonanet. Fue una lástima que no pudieran venir los autores porque tuvimos una charla muy interesante con Pere que pudo haberlo sido aún más de haber estado ellos. Durante una hora hablamos de los libros, por supuesto, y de temas que iban apareciendo y que fluctuaban entre el satanismo, el genero bélico y las religiones en general. Que lástima que no viniera más gente porque fue una hora muy bien aprovechada. Y tanto el lugar como su dueño es muy acogedor.

Imagen

Volviendo al Esbarjo antes de las películas pudimos visionar un documental de Eduard Gió “Lentejuelas de sangre” sobre la obra del artista Pierrot. Trabajo interesante aunque algo lento en su desarrollo que nos presentó los movimientos artísticos de las postrimerías del franquismo y principios de los 80s. Totalmente recomendable para todo aquel interesado en esa época.

Imagen

Imagen

Mientras, el Cardoterror sigue su devenir. El bar funciona a todo trapo y para cenar este año nos hemos organizado algo mejor. Ya podemos bautizar al día de ayer: bikifel. Palabra acuñada anoche que resume la cena más común: bikinis y bolitas de falafel realizadas en casa por Buho Gris y yo misma.

Anuncios