Si, os lo prometí, hoy os traigo esta receta que hicimos hace algunos días. La vimos en el que actualmente es nuestro programa de cocina preferido, “La Pera Limonera” presentado por Daniel Yranzo, cocinero, y Javier Segarra. La lástima es que lo hacen en Tele Aragón y para poderlo seguir hemos de verlo en la web de la emisora, a La Carta Aragón Televisión. Funciona como la web de Televisió de Catalunya a La Carta.

En este programa que dura media hora repleta de humor nos enseñan a hacer dos recetas cada día. Hay recetas sencillas, otras más complicadas y bastantes postres pero todas las que hemos probado han sido un éxito. Como la lasaña de chorizo o el arroz con sobrasada.

Un día a la semana emiten otro programa de una hora que se llama “La Repera” y que también seguimos gracias a la web. En este especial semanal los dos presentadores realizan un tour por la geografía y gastronomía aragonesa. Parándose cada semana en una población cuyos habitantes nos muestran la gastronomía local y sus especialidades. Ideal para aprender que, en el fondo, hay muchas recetas que se conocen en todas partes pero que se les dan nombres diferentes. Y otras que, si ignoramos la indiosincracia de cada región no tendrían sentido. Por supuesto el ingrediente que más se repite es la carne de cordero, no en vano Aragón es un lugar donde se cría de los mejores corderos, a mi humilde entender por supuesto.

En esta receta volvemos a encontrarnos la pieza cocinada deshuesada. Se come fácilmente y como dice Daniel Yranzo en el programa si no fuera por su textura gelatinosa casi te olvidas de su humilde origen. Hay gente a la que este tipo de carnes o de piezas del cerdo les da repelús, también hay a quien no le gusta el conejo, claro, pero creo que preparado así se la comerán y se chuparan los dedos. Aunque como en casa a todos nos gustan los pies de cerdo, llamados también manitas, no puedo asegurarlo.

Para prepararlo necesitamos:

Pies de cerdo bien cocidos y deshuesados. Normalmente se calcula un pie por persona.

Una cebolla

Dos puerros

Una zanahoria

Un par de hojas de laurel

Una ramita de romero

Pimienta y clavo de olor

Cereales tipo Kellogg’s molidos

Harina

Huevo

Aceite para freir

Os preguntáis para qué son los cereales si esto no es un postre? Pues para el rebozado. Ahora os lo cuento.

Lo primero es hervir los pies. Bien limpios los ponemos en la olla exprés con una cebolla, un puerro, una zanahoria, un par de hojas de laurel, un par de clavos de olor, una ramita de romero y un poco de pimienta entera. Añadimos agua, cerramos y cocemos. Cuanto tiempo? Bueno, a nosotros nos gustan bien hechos acostumbramos a dejarlos unos 45 minutillos. Pero al gusto de cada uno, si no son muy grandes acostumbran a estar bien a los 40 minutos. También los podéis comprar cocidos, venden unos paquetes de dos pies cada uno que salen bastante bien. Aunque, como a nosotros nos gustan bien hechos acostumbramos a darles unos 15 minutos más en la olla exprés.

Una vez los tenemos hervidos los escurrimos y los dejamos un momentito enfriar, sobre todo porque les tenemos cariño a nuestros dedos y hay que deshuesarlos. Cuando al tocar la carne no nos dejamos la piel podremos proceder a la ardua tarea de quitarles hasta el ultimo huesito. Es cuando te das cuenta de la cantidad de huesos que tienen los puñeteros pies.

Luego lo picamos bien a cuchillo. No lo hagais con la picadora porque va a quedar una especie de chofi chofi no muy apetecible.

Daniel Yranzo en el programa añadía a la carne picada la cebolla, el puerro y la zanahoria con que se habían hervido hechos un puré. Nosotros, fieles a nuestra tradición de variar las recetas lo que hicimos fue coger otra cebolla y otro puerro, picarlo bien fino y sofreirlo un poco aderezado con pimienta, sal y romero en polvo. Esto último al gusto de cada uno, si no queréis no pongáis. Luego ese sofrito lo añadimos a la carne y lo mezclamos bien en un cuenco.

Y ahora viene la parte complicada que no difícil del plato. Se trata de hacer unos rollitos con la masa que hemos preparado en el cuenco. Ponemos una hoja de papel film bien extendida sobre la mesa y disponemos una especie de butifarra de la masa en el centro. Procederemos a enrollarlo como si fuera un maki con cuidado de presionar bien la masa de forma que no quede el film dentro y acabemos comiendonoslo frito. Una vez enrollado lo cogemos por las puntas y le damos vueltas como si fuera un caramelo. Ha de quedar prieto. Buho Gris, previsor él, decidió poner dos cortes de papel film para que no se nos escapara toda la masa al enrollarlo.

Una vez preparados los rollitos los guardamos en la nevera para que cojan cuerpo. Como veis se puede hacer de un día para otro. Al cabo de más o menos una media horita (si es verano más, claro) los sacamos y desenrollamos del papel film. Nos ha de quedar una especie de butifarra algo blandita y pegajosa.

De nuevo nosotros innovamos, Daniel Yranzo cortó los rollitos en rodajitas, como cuando fríes la pelota del caldo que te ha sobrado. Pero nosotros hicimos rollitos más pequeños y los dejamos enteros, uno por cabeza. Eramos cuatro. Cuatro pies, cuatro comensales. Y sobró un rollito, de toda la masa nos salieron cinco rollitos iguales. Misterios de la cocina.

Para rebozar preparamos tres cuencos con harina, huevo batido y unos buenos cereales un poco rotos. No los pusimos enteros ni machacados del todo, los rompimos con la mano. Usamos cereales de marca blanca integrales. No sé, eso de poner cereales enriquecidos con miel en una fritura no lo acabo de ver. Total crujientes lo son igual.

Con cuidado que no se nos desmonte el rollito lo pasamos por harina, lo mojamos bien en el huevo batido y lo pasamos por los cereales. Luego los dispusimos en una bandeja y a la nevera un ratito para que se pegara bien el rebozado.

Se fríen como todos los fritos, en abundante aceite caliente, y se ponen en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

 Imagen

Es una foto desafortunada, lo se. En el próximo post de cocina habrá una foto más buena. Porque el próximo? Porque sera el rollito más el acompañamiento de arroz.

A mi me encantaron, pese a su aspecto mejorable.

Anuncios