Pues eso. Después de muchos meses sin actualizar el blog se me han acumulado las historias para explicaros.

El caso es que había perdido el ritmo, la ilusión, el empuje … como querais llamarlo para publicar en el blog. Pero hace unos días leí en un blog que sigo una reflexión que me di que pensar. Realmente me importa quien me lee? O, seamos sinceras, me importa si me lee alguien?

No. Mentira. Me gustaría saber que ahí fuera, en la red, hay alguien que me lee y que siente curiosidad por lo que hago. Cierto. Me gustaría. Pero no debería ser esa mi motivación para publicar. Mal vamos si lo fuera.

Así que he vuelto con la historia del devenir de la maqueta de la Batalla de Cardedeu.

Y en la siguiente entrada os cuento una de mis aventuras por la montaña.

Anuncios