Como os decía en el post anterior hace tiempo que no actualizo el blog. Y eso que tengo cosas que contar … Estuvimos, por ejemplo, en Santa Coloma de Farners recorriendo la parte de la Ruta de las Ermitas que transcurre por su territorio. También hicimos una Volta a Vallfornes, que, para los que siguieron el blog cuando estábamos en la anterior dirección, ya es una excursión conocida.

 Que mas hemos hecho? Bueno, intentamos ir al Salon del Comic. Algun día os explicaré lo que vimos allí Mm, su chico y yo. Bueno, lo que vimos en la cola para coger las entradas. También hemos hecho otras cosillas pero … más breves de explicar.

 Estuvimos en la presentación del nuevo libro de Jordi Cantavella, “Pajarus de Catalunya”. Un libro de lectura recomendable, si, sobretodo, os interesa reiros de la fauna que corre por nuestras tierras en el ámbito tanto político como social. Muy divertido, fácil de leer, ameno y barato. Hay que mimar al autor, que es de la familia: compradlo!

 Pero no nos vayamos por la parra. A lo que íbamos.

 Buho Gris llevo a Lobo Despistado a subir Les Agudes por Els Castellets. Y direis, esto dónde está?. Esto esta en el Montseny, detras, por decirlo de alguna manera, del Turo de l’Home. Ascensión fácil, la del Turo, donde las haya y bastante fustrante pues cuando llegas alli te topas con todas las antenas militares que hacen que en Google Maps cuando haces un view no veas mas que un manchurrón negro. Des del Turo de l’Home tienes un camino muy trillado y agradable para llegar a Les Agudes, 1705 ms. Estas ascensiones se realizan saliendo de Passavets o por la Font del Brianço.

 Nosotros sin embargo decidimos subir por el lado escarpado. Que camino trillado precisamente no es. Bueno, por lo visto en invierno se convierte en una buena escalada invernal. Podías ver las rascadas de los crampones en la piedra. Apasionante.

 No, no pienso ir en inverno para contaroslo.

 Dejas el coche en el parking y echas a andar por un buen camino hacia los montículos pedregosos que veías mientras subías por la carretera. Fascinante visión de lo que dentro de un rato estarás escalando. Lobo Despistado, haciendo honor a su nombre, prefirió no mirar. O eso o no subía.

 Que si segundo y tecer grado. Que si casco. Que si cuerda y arnes. Que si friends y cintas expres. Todos esos nombres de cachibaches de escalada que, una, mientras caminaba por el sendero, iba recordando con cada vez mas miedo. Pero hay que ser valiente y no dar marcha atrás cuando has decidido hacer algo. Dentro de mi cabeza habia un montón de voces enumerando de forma apasionada los argumentos contrarios a y los miedos que provoca la ascension. Una voz me animaba. Ganó la animosa. O eso parece.

 Venga, 300 ms de aproximacion al primer castellet. Creo que oí tres veces la frase “aquí es donde comienzan los castellets”. No parecía difícil. Cuando oí la primera vez la frase. A la tercera la cosa ya no era tan fácil, una canal de arenisca bien empinadilla que encontrabas tras tener que bajar un escaloncito de solo un par de metros. Ahí ya se demostro la pericia de Lobo Despistado. Hay que bajar de espalda? Si hombre! Yo de cara y poniendo culo. Sin Buho Gris abajo indicando donde poner los piecitos ni pensamientos de bajar de culo. Y encima piedra de arenisca! Anda ya! Yo como mi gata baja de los arboles, de cara, viendo bien donde te la pegas si yerras el paso.

 A todo eso ya ibamos encordados. Yo llevaba mi casco fashion de escalada y un buen montón de cuerdas, cintas y cinchas tibandome por todo el cuerpo.

 Superado el primer castellet o monticulo, seguimos andando hacia lo que parece una pared inexpugnable. Bueno, pues no. Por ahí se subía. Ala, primera dificultad seria. Mis piernas y mi agilidad impedían llegar adecuadamente al segundo escalón. Y ahí empezó mi estilazo escalando: empotramiento de rodilla y … arriba!

 Así, tras muchos gritos, tacos y exabruptos variados, mucho empotramiento de rodillas y mucho subir de brazos superamos esa pared aparentemente inexpuganble. Bueno, no está mal, no es un estilo lo que se dice cool de escalada pero sube. Venga, a la siguiente pared inexpugnable.

 Ahí si que hubo una variación extrema de exabruptos. Vosotros imaginaros la situacion. Buho Gris arriba que me ha asegurado bien a no-quiero-saber-donde con un par de friends y un quad. Yo abajo. Antes de subir el te dice “mira donde pongo los pies”. Y tu miras. Y piensas: genial, me ha quedado claro. Pues no. Cuando te toca hacerlo a ti ni está claro ni sabes donde poner los pies ni las puñetas de piernas suben tan arriba. Y encima la roca resbala! A grito pelado consegui aupar la rodilla y tras un elegante empotramiento de rodilla con insulto incluido, alcance la “cumbre” de la pared otra vez.

 Pero cuanto falta?? No mucho, ahí detras ya esta la cima. Pero eso era como los postres de Mafalda. Si si, la cima … pero antes … No, no era sopa. Era la enésima pared inexpugnable. Hay que decir que no costó tanto aunque tenia muchos trozos algo peliagudos a mi entender. Y mucho empotramiento de rodilla. Pero llegamos arriba, a la cresta no a la cima, no os confundais. Y ala, a caminar por la cresta que no era ni llana ni fácil ni nada.

 Y al fin … ahí estaba, la cruz de Les Agudes y una pareja de chicas comiendose el bocata.  Saludos, fotos mutuas y adiós hasta la proxima. Nos quitamos la parafernalia, nos comemos unos ganyips y hay que bajar. Bajaremos por el GR. Una siempre tiene la ilusión que un GR es un camino decente, de esos sin ninguna dificultad que para eso es un largo recorrido y te durará la caminata un buen rato. Pues no. O no me lo parece a mi. Seamos sinceras, mi psique estaba agotada, cansada de buscar un sitio donde poner los pies y deseaba un camino ancho. Una pista vaya.

 No era un camino tan tan difícil y aunque me queje, y mucho, conseguí bajar con más pena que gloria. Pero que quereis que os diga, despues de haber subido por donde subí me merecía hacer el ridiculo en la bajada. Que narices!

 Por suerte el GR estaba bien marcado por que Buho Gris, en una de sus subidas bajó por … una tartera!!! Si señores, una autentica tartera de piedras de tamaño miedo … ui, el subconsciente me ha traicionado. Tamaño medio quiero decir. Si si, habia trazas de unas zetas pero yo, por allí, no hubiera bajado. Me habriais visto pista abajo des del Turo de l’Home hacia Passavets. Ya me vendría a buscar Buho Gris con el coche. El habría bajado destrepando Los Castellets, como si lo viera.

 Al final llegamos al parking y oh gloria: el nunca suficientemente valorado asiento del coche.

 Una vez en casa recuento de daños: un buen montón de cardenales en las rodillas y zonas limítrofes por culpa de los empotramientos. Un cardenal en la zona de la ingle por un empotramiento de cadera in extremis.

 Recuento de glorias: HE SUBIDO!!!

 Todas las voces que mientras me acercaba a los Castellets iban desgranando pros, contras, miedos e histerias varias están en mi cabeza bailando zumba emocionadas, orgullosas de mi y contentas de que solo hiciera caso a la que me animaba a vencer el miedo. Y tras todo eso hoy hemos ido a clase zumba y de Pilates. OLE.

 

 

Anuncios