Inicio

Foto: Subir a Les Agudes por Els Castellets

Deja un comentario

Os pongo una fotillo de una de las paredes inexpugnables mostrando mi casco fashion y la subida dejada tras mi espalda.Imagen

 

Anuncios

Subir a Les Agudes por Els Castellets

Deja un comentario

 Como os decía en el post anterior hace tiempo que no actualizo el blog. Y eso que tengo cosas que contar … Estuvimos, por ejemplo, en Santa Coloma de Farners recorriendo la parte de la Ruta de las Ermitas que transcurre por su territorio. También hicimos una Volta a Vallfornes, que, para los que siguieron el blog cuando estábamos en la anterior dirección, ya es una excursión conocida.

 Que mas hemos hecho? Bueno, intentamos ir al Salon del Comic. Algun día os explicaré lo que vimos allí Mm, su chico y yo. Bueno, lo que vimos en la cola para coger las entradas. También hemos hecho otras cosillas pero … más breves de explicar.

 Estuvimos en la presentación del nuevo libro de Jordi Cantavella, “Pajarus de Catalunya”. Un libro de lectura recomendable, si, sobretodo, os interesa reiros de la fauna que corre por nuestras tierras en el ámbito tanto político como social. Muy divertido, fácil de leer, ameno y barato. Hay que mimar al autor, que es de la familia: compradlo!

 Pero no nos vayamos por la parra. A lo que íbamos.

 Buho Gris llevo a Lobo Despistado a subir Les Agudes por Els Castellets. Y direis, esto dónde está?. Esto esta en el Montseny, detras, por decirlo de alguna manera, del Turo de l’Home. Ascensión fácil, la del Turo, donde las haya y bastante fustrante pues cuando llegas alli te topas con todas las antenas militares que hacen que en Google Maps cuando haces un view no veas mas que un manchurrón negro. Des del Turo de l’Home tienes un camino muy trillado y agradable para llegar a Les Agudes, 1705 ms. Estas ascensiones se realizan saliendo de Passavets o por la Font del Brianço.

 Nosotros sin embargo decidimos subir por el lado escarpado. Que camino trillado precisamente no es. Bueno, por lo visto en invierno se convierte en una buena escalada invernal. Podías ver las rascadas de los crampones en la piedra. Apasionante.

 No, no pienso ir en inverno para contaroslo.

 Dejas el coche en el parking y echas a andar por un buen camino hacia los montículos pedregosos que veías mientras subías por la carretera. Fascinante visión de lo que dentro de un rato estarás escalando. Lobo Despistado, haciendo honor a su nombre, prefirió no mirar. O eso o no subía.

 Que si segundo y tecer grado. Que si casco. Que si cuerda y arnes. Que si friends y cintas expres. Todos esos nombres de cachibaches de escalada que, una, mientras caminaba por el sendero, iba recordando con cada vez mas miedo. Pero hay que ser valiente y no dar marcha atrás cuando has decidido hacer algo. Dentro de mi cabeza habia un montón de voces enumerando de forma apasionada los argumentos contrarios a y los miedos que provoca la ascension. Una voz me animaba. Ganó la animosa. O eso parece.

 Venga, 300 ms de aproximacion al primer castellet. Creo que oí tres veces la frase “aquí es donde comienzan los castellets”. No parecía difícil. Cuando oí la primera vez la frase. A la tercera la cosa ya no era tan fácil, una canal de arenisca bien empinadilla que encontrabas tras tener que bajar un escaloncito de solo un par de metros. Ahí ya se demostro la pericia de Lobo Despistado. Hay que bajar de espalda? Si hombre! Yo de cara y poniendo culo. Sin Buho Gris abajo indicando donde poner los piecitos ni pensamientos de bajar de culo. Y encima piedra de arenisca! Anda ya! Yo como mi gata baja de los arboles, de cara, viendo bien donde te la pegas si yerras el paso.

 A todo eso ya ibamos encordados. Yo llevaba mi casco fashion de escalada y un buen montón de cuerdas, cintas y cinchas tibandome por todo el cuerpo.

 Superado el primer castellet o monticulo, seguimos andando hacia lo que parece una pared inexpugnable. Bueno, pues no. Por ahí se subía. Ala, primera dificultad seria. Mis piernas y mi agilidad impedían llegar adecuadamente al segundo escalón. Y ahí empezó mi estilazo escalando: empotramiento de rodilla y … arriba!

 Así, tras muchos gritos, tacos y exabruptos variados, mucho empotramiento de rodillas y mucho subir de brazos superamos esa pared aparentemente inexpuganble. Bueno, no está mal, no es un estilo lo que se dice cool de escalada pero sube. Venga, a la siguiente pared inexpugnable.

 Ahí si que hubo una variación extrema de exabruptos. Vosotros imaginaros la situacion. Buho Gris arriba que me ha asegurado bien a no-quiero-saber-donde con un par de friends y un quad. Yo abajo. Antes de subir el te dice “mira donde pongo los pies”. Y tu miras. Y piensas: genial, me ha quedado claro. Pues no. Cuando te toca hacerlo a ti ni está claro ni sabes donde poner los pies ni las puñetas de piernas suben tan arriba. Y encima la roca resbala! A grito pelado consegui aupar la rodilla y tras un elegante empotramiento de rodilla con insulto incluido, alcance la “cumbre” de la pared otra vez.

 Pero cuanto falta?? No mucho, ahí detras ya esta la cima. Pero eso era como los postres de Mafalda. Si si, la cima … pero antes … No, no era sopa. Era la enésima pared inexpugnable. Hay que decir que no costó tanto aunque tenia muchos trozos algo peliagudos a mi entender. Y mucho empotramiento de rodilla. Pero llegamos arriba, a la cresta no a la cima, no os confundais. Y ala, a caminar por la cresta que no era ni llana ni fácil ni nada.

 Y al fin … ahí estaba, la cruz de Les Agudes y una pareja de chicas comiendose el bocata.  Saludos, fotos mutuas y adiós hasta la proxima. Nos quitamos la parafernalia, nos comemos unos ganyips y hay que bajar. Bajaremos por el GR. Una siempre tiene la ilusión que un GR es un camino decente, de esos sin ninguna dificultad que para eso es un largo recorrido y te durará la caminata un buen rato. Pues no. O no me lo parece a mi. Seamos sinceras, mi psique estaba agotada, cansada de buscar un sitio donde poner los pies y deseaba un camino ancho. Una pista vaya.

 No era un camino tan tan difícil y aunque me queje, y mucho, conseguí bajar con más pena que gloria. Pero que quereis que os diga, despues de haber subido por donde subí me merecía hacer el ridiculo en la bajada. Que narices!

 Por suerte el GR estaba bien marcado por que Buho Gris, en una de sus subidas bajó por … una tartera!!! Si señores, una autentica tartera de piedras de tamaño miedo … ui, el subconsciente me ha traicionado. Tamaño medio quiero decir. Si si, habia trazas de unas zetas pero yo, por allí, no hubiera bajado. Me habriais visto pista abajo des del Turo de l’Home hacia Passavets. Ya me vendría a buscar Buho Gris con el coche. El habría bajado destrepando Los Castellets, como si lo viera.

 Al final llegamos al parking y oh gloria: el nunca suficientemente valorado asiento del coche.

 Una vez en casa recuento de daños: un buen montón de cardenales en las rodillas y zonas limítrofes por culpa de los empotramientos. Un cardenal en la zona de la ingle por un empotramiento de cadera in extremis.

 Recuento de glorias: HE SUBIDO!!!

 Todas las voces que mientras me acercaba a los Castellets iban desgranando pros, contras, miedos e histerias varias están en mi cabeza bailando zumba emocionadas, orgullosas de mi y contentas de que solo hiciera caso a la que me animaba a vencer el miedo. Y tras todo eso hoy hemos ido a clase zumba y de Pilates. OLE.

 

 

Y ya que estamos …

Deja un comentario

Pues eso. Después de muchos meses sin actualizar el blog se me han acumulado las historias para explicaros.

El caso es que había perdido el ritmo, la ilusión, el empuje … como querais llamarlo para publicar en el blog. Pero hace unos días leí en un blog que sigo una reflexión que me di que pensar. Realmente me importa quien me lee? O, seamos sinceras, me importa si me lee alguien?

No. Mentira. Me gustaría saber que ahí fuera, en la red, hay alguien que me lee y que siente curiosidad por lo que hago. Cierto. Me gustaría. Pero no debería ser esa mi motivación para publicar. Mal vamos si lo fuera.

Así que he vuelto con la historia del devenir de la maqueta de la Batalla de Cardedeu.

Y en la siguiente entrada os cuento una de mis aventuras por la montaña.

La Batalla de Cardedeu, historia de una maqueta

Deja un comentario

Cuando un grupito de colegas se reune para discutir los proyectos a realizar el año siguiente pueden pasar muchas cosas.

La Associaciò Cultural El Cardot, que este año celebra su 30 aniversario, hace muchas cosas. En anteriores años se corrieron bicicletadas populares, se celebraron días de juegos de mesa, se convocaron campeonatos de Trivial en la Fira de Sant Isidre, se dieron conferencias variadas – una sobre el Grial -, se hicieron unas jornadas de Tolkien aprovechando el tirón de las películas de El Señor de los Anillos en colaboración con la Sociedad Tolkien Española e incluso se programaron unas humildes jornadas de cine de terror que hoy se conoce como Cardoterror …

Pero hacia 2006 …

Un domingo de otoño DC se acercó a Buho Gris y le dijo entusiasmado que tenía un proyecto en mente des de hacia años y que creía que con él, aficionado a las maquetas, se podría llevar a cabo. Buho Gris se lo miro y le dijo “a ver que me cuentas”. Y DC emocionado le contó que en diciembre de 2008 seria el 200 aniversario de uno de los hechos históricos mas importantes de Cardedeu. La Batalla de Cardedeu contra las tropas francesas de Napoleón en lo que se conoce en Catalunya como “la Guerra del Francés”.

Silencio en Vil.la Paquita.

Diciembre de 2008

Tras muchos meses de arduo trabajo, de pasar frío, ver alguna que otra rata despistada y sufrir inundaciones en la Textil Rase, de cabreos varios y de muchas horas de dejarnos la vista pintando muñequitos de 1” (vamos, unos 15 mm) la maqueta se presentaba en sociedad. El Museu Arxiu Tomas Balvey de Cardedeu acogió, como parte de una exposición conmemorativa de aquellos hechos acaecidos en diciembre de 1808, nuestra maqueta.

Las medidas eran impresionantes: 2×3 ms, cerca de 2500 figuritas, mogollón de arbolitos hechos a mano, kilos de tierras variadas y mucha paciencia. Construyeron una base para que la gente la pudiera admirar cómodamente con unos soportes de madera de 1×1 que coincidían con las medidas de cada trozo de la maqueta. Se puso un metacrilato para que los niños no pudieran acceder y tocar cada soldadito y una placa recordatoria de todos los participantes en su realización.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un éxito.

Que hacemos ahora con la maqueta?

El deseo de El Cardot, personificado en DC, era que se quedara en el pueblo. Vale, la batalla fue en lo que se conoce como el campo de aviación, entre los términos municipales de Llinars y Cardedeu, pero era el ayuntamiento de Cardedeu quien, a través de una subvención, la ha había pagado. Pero no sabían donde ponerla. Algunos propusieron venderla y sacar un pico para recuperar la inversión. Otros proponían donarla al museo militar de Jaca que por lo visto (es una visita que tenemos pendiente) tiene una surtida colección de maquetas militares. Otros dijeron que en Francia son unos guarduños y les haría gracia una maqueta de estas características, hay mucha tradición allí de maquetismo. Pero ninguna de las propuestas cuajaba del todo.

Seamos sinceros, estábamos hasta el moño de la maqueta.

Temporalmente, es decir, durante unos meses, estuvo expuesta en el Museu. Luego fue a parar al CECUCA, nombre con el que se conoce al Centre Cultural de Cardedeu. Pero luego …

Ya os he contado que la maqueta tiene un tamaño considerable, no lo parece cuando lo dices pero cuando la ves te das cuenta de su enormidad. Y lo bien hecha que esta. Si no te fijas y no eres de los que formaron parte en su creación, claro. Si escuchas bien puedes oir de fondo algunos comentarios de los artistas que la realizaron: “Fíjate, cuando pusimos los italianos no teníamos cola transparente y los cascos que pintó SC quedaron un poco blanquecinos…” SC no se fijó en eso en su dia o si lo hizo no dijo nada. “La tierra que habeis puesto en can Morato no es la misma que la de Can Suari” Se cogieron en días y lugares diferentes “Ostras, se nos ha caido un soldadito de los Tercios de Vic” “Bah, lo damos por muerto”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como el Ayuntamiento no lograba encontrar un lugar donde exponerla y se tenia que ir del CECUCA la desmontamos, construimos dos muebles con tres pisos de estanterías con ruedines y se guardó en el garaje de DC.

Otoño de 2012

DM nos dice que la maqueta ya tiene ubicación: la Biblioteca Marc de Vilalba. Por lo visto en el nuevo edificio, tras las obras, habrá un espacio donde la maqueta podrá estar expuesta de forma permanente.

Julio de 2013

En una mañana hemos conseguido volver a montar la maqueta, hacerla más o menos estable y que no parezca que se ha pasado cinco años desmontada en un garaje. Ni estaba muy sucia ni ha tenido graves desperfectos. La pintura ha perdido brillo, nos falta un general ahí, una cabeza allá, algún árbol está chungo, un par de terremotos al poner los metacrilatos de los lados han provocado algún problemilla en las juntas de los módulos …

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero, en general, tiene tan buen aspecto como el primer día. De hecho hasta la vemos mas bonita.

Vale, nos sentimos aún orgullosos de ella. Es impresionante.

Lo que no sabemos es si a la biblioteca le va a gustar tener semejante monstruo entre las estanterías. Porque … no, no esta en una sala adjunta o en un lugar aislado. Ni siquiera está en la zona de libros de historia o de arte, que quizás serían un pelín más adecuados para esa obra. Esta entre los libros de biografías y los de literatura en general, al lado del acceso a los lavabos, de cara a un pobre cactus que hoy estaba bastante asustado.

Por cierto, he encontrado varios volúmenes sobre técnicas de escritura, teoría del cuento y uno de Natalie Goldberg – que desconocía – muy interesantes. También cuatro biografías diferentes de Merce Rodoreda, una traducción, por fin, de una novela de Robin Pilcher, un libro que no conocía sobre el universo de Tolkien, la “Lengua de los Elfos” de Luis Gonzalez Baixauli … Suerte que teníamos trabajo y no podía mirarme todas las estanterías. Hacía mucho que no estaba en una biblioteca, des de que cerraron la de la Casa Asia en Barcelona.

Tantas horas entre tantos libros creo que al final de la mañana empezaba a dar síntomas de estar sufriendo un poco de Sindrome de Stendhal.