Inicio

Cocinando : Carne rellena de setas

Deja un comentario

Hoy … bueno, el sabado nevó.

Eso no debería ser noticia si no fuera porque este invierno no esta siendo todo lo frio que se esperaba de el. Eso si, es año de nieves.

Vengo diciendo que año de nieves año de bienes des de la nevada de hace 3 años. Os doy permiso para añadir la fecha: era un 8 de marzo del año _____ Y no ha sido ninguno de los años posteriores un año de bienes. A ver si este si. De nieve dices? Debeis pensar. Si. Y mucha. Paquetón. En el Pirineo claro, echadle una ojeadita a la web del Tunel de Bielsa-Aragnouet.  [ http://www.bielsa-aragnouet.org/ ]  Porque aquí … nieve … pues como que no. Ni frio. Ni lluvias. Ni, ya que estamos con los nies, setas.

Pero estamos revisando la primera temporada del “Caçador de Bolets” (Cazador de setas) y el otro día vimos una recetilla con buena pinta. Ayer al hacer la compra nos miramos, asentimos y lo decidimos:

Rollitos de carne con setas.

Como no hemos tenido un buen año de setas hemos usado las siempre agradecidas setas del super: champis y girgolas. A las que hemos añadido un puñado de setas secas que teniamos por casa en reserva: trompetas de la mort y ceps. Pero si es año de setas y sois aficionados a ir a recogerlas, cazar o como querais decirlo, no os lo penseis. Quedara más bueno. Seguro.

Teníamos un tupper alto de caldo en el congelador y lo hemos descongelado. Los guisos siempre quedan mas buenos hechos con caldito, aunque este estuviera soso a morir.

 Así pues esto se hace, más o menos, así:

 

Filetitos bien finos de carne de ternera.

Un monton de setas variadas

Una cebolla

Un litro de caldo o agua

Huevos y pan rallado para empanar los rollitos

Sal, pimienta y aceite.

Una picada de pan tostado y frutos secos

 

Tiempo y paciencia también porque ahora hacia meses que habíamos perdido la motivación por la cocina y la verdad, no me extraña. Que entretenidos hemos estado toda la mañana!

Bueno, toda no. Primero hemos ido a mirar la parroquia nevada y luego a decepcionarnos con la escasez de nieve en el pueblo. Eso si, tres horas más tarde el sol ha hecho estragos y no quedaba ni rastro de la nieve.

Lo dicho, a por la comida:

Picamos bien pequeño buena parte de las setas y las salteamos con el ajo picadito en la sarten, añadiremos algo de harina así espesará un poco y luego podemos trabajar mejor con la mezcla.

Estiramos bien los filetes y los rellenamos como si fueran canelones haciendo un paquetito. Los pasamos por huevo y pan rallado y reservamos. En casa los hemos atravesado con un palillo, una vez empanados, para evitar el escape del relleno o directamente el desmontaje íntegro del paquete cárnico.

Como nosotros hemos usado setas secas las hemos puesto a remojar mientras montabamos los rollitos en parte del caldo que ya teniamos descongelado. Si usais setas frescas este paso os lo ahorrais.

En una sartén con aceite bien caliente vamos friendo un poco los pseudo canelones hasta que toman un color dorado bien atractivo. Reservamos.

En la misma sartén eliminamos el aceite sucio y poniendo un chorrito de nuevo pochamos la cebolla picada fina y un poco de ajo. Cuando casi la tenemos le añadimos el resto de setas. En nuestro caso hemos escurrido las setas en remojo y tambien las hemos puesto a pochar. Salpimentamos y vamos cocinando hasta que tienen una buena pinta.

Mientras, hemos tostado una rebanada de pan de payes en la tostadora y hemos hecho una picada con el pan, un pelin de sal y los frutos secos. Luego la hemos puesto en un vaso de batir con un poco de caldo y la hemos pasado por el turmix para que quedara con textura de crema.

Ya que estabamos en plan cocinitas hemos aprovechado para estrenar nuestro regalo de Reyes venido des de Terrassa: una cocotte. Vamos, una marmita con aspecto de ser de Le Creuset pero de mejor precio. Asi que ufanos con nuestro regalo hemos ido poniendo los paquetitos cárnicos en el interior.

A la mezcla de setas y cebolla le añadimos todo el caldo, el que tenía las setas en remojo y el resto. Lo mezclamos bien y lo vertemos en la cocotte. Como no teniamos suficiente liquido para cubrirlo todo hemos añadido agua y la picada liquida.

Se le da un meneo a la coccotte y lo ponemos en el horno, tapado, a 180 grados. En nuestro caso ha estado una horita, porque era demasiado pronto para comer. Ha quedado delicioso. De verdad.

El probador oficial se ha quejado de que tenia mucho ajo … pero vamos a ver … que son unas setas sin ajo!

En cuanto el día oscureció hizo un frio de narices y se preveía que, como el cielo había despejado, esa noche sería excepcionalmente fria.

Heló, si, pero no morimos por congelación. Ni nosotros ni la gata, aficionada a quedarse encerrada en el garage.

De hecho al día siguiente, con el terreno bien duro por la helada, fuimos a caminar por la zona de la Torrassa, que es donde vivimos. Pero eso es otra historia y, como alguien dijo, merece ser contada en otra ocasión.

Cine de documentales

Deja un comentario

PURA VIDA

 

Hay veces que vale la pena apostar por algo nuevo, ultimamente intento apostar por cosas abandonadas y por tanto nuevas igualmente … no se me da muy bien pero estoy en ello. Estamos en un proceso de cambio. Hacia que? El tiempo lo dirá, espero que esteis ahí para verlo.

Pero en fin, eso no era lo que nos ocupaba ahora

Ayer fuimos al cine.

Que tiene de especial ir al cine? Bueno en los últimos 8 años solo he ido al cine una vez, el pasado diciembre para ver El Hobbit. Es una de esas cosas abandonadas que intento recuperar … aunque da pereza, la verdad. Los cines llenos de gente, las pelis que echan tan y tan laaargas …

Pero el pasado día 31 fuimos al cine Alhambra de La Garriga para ver un documental. Con todas las letras: un documental y de montañismo. De esos que para verlos o vas a un festival especializado o te lo bajas de internet.

Los documentales de montaña: ya sean de alpinismo, escalada, senderismo son esos que solo puedes ver de Pascuas a Ramos, de madrugada, por casualidad y sin traducir ni siquiera subtitular en televisión. Una a veces se pregunta para qué sirve la televisión a parte de para emitir publicidad, noticias que cuando se están diciendo ya son viejas o para programas y series de más o menos interés. A veces incluso me digo que … visto lo visto la podría tirar. Pero claro, luego te encuentras esa madrugada con ese documental de ski extremo, te quedas encantada viendolo y se te pasan las ganas de tirar la tele.

Seamos justos con el aparato este tan denostado, también vemos en casa otras cosas como “Como se hace” y en general todos esos que enseñan algo interesante o con los que aprendes algo, tipo “Hoy cocinas tu” o “Bricomanía” aunque ultimamente parece un programa de publicidad de herramientas dadas las tonterías que esta enseñando a hacer.

Pero me he desviado, decía que fuimos al cine.

Y vimos “Pura vida” un impresionante documental sobre el heroico intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna por un conjunto de alpinistas de sobrado reconocimiento internacional. Recuerdo esos días de mayo de 2008 en que se desplegó el impresionante equipo de rescate para salvar la vida, lo seguí des de la conexión de internet de entonces mi lugar de trabajo. Dio mucho que hablar en su día por las implicaciones de semejante despliegue para intentar un rescate practicamente imposible dadas las circunstancias, la altura y el grave estado de salud del montañero.

Conocemos el final pero no por ello deja de ser emocionante el visionado del documental, en algún momento piensas que ojala lo hubieran conseguido pues habría sido un hermoso colofón a ese derroche de fuerzas que hubo.

Todos esos montañeros estaban, por una u otra razón relativamente cerca y se unieron para intentar un rescate a 7600 ms de altura, no olvidemos nunca ese dato porque nos ha de dar la dimensión de toda la acción.

El documental esta narrado por los propios implicados a través de entrevistas e  incluye fragmentos de grabaciones ofrecidas por los propios entrevistados. No entra en la sensiblería barata y deja un buen gusto de boca a pesar de no tener un final feliz. Porque? Porque te das cuenta de que a veces solo basta un pequeño empuje para que personas que a priori no se conocen o que no hablan el mismo idioma se unan para intentar que algo se pueda conseguir, aunque supieran en su fuero interno que no se podía.

Ojala los cines hicieran más pases de documentales de este tipo y no tuvieramos que rebuscar por internet para poderlos visionar.

Yo voto por ello.